Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat acepta la renuncia del jefe de los Mossos, Ferran López

El comisario considera que la constitución de un nuevo Govern en Cataluña pone fin a su cometido

Miquel Buch saluda al comisario jefe de los Mossos d' Esquadra Ferran López.
Miquel Buch saluda al comisario jefe de los Mossos d' Esquadra Ferran López. EFE

El consejero de interior de la Generalitat de Cataluña, Miquel Buch, ha comunicado este jueves al comisario en jefe de los Mossos d'Esquadra, Ferran López, que acepta su renuncia a continuar ejerciendo las funciones de jefe del Cuerpo de Mossos d'Esquadra. La renuncia del comisario, comunicada al conseller el pasado lunes 4 de junio, se basa en que su aceptación el pasado mes de octubre era “temporal y limitada al periodo que se abría con la nueva dependencia gubernativa” y al considerar que “la constitución de un nuevo Govern en Cataluña pone fin a esta temporalidad”.

Aceptada la renuncia, el conseller ha encomendado al director general de la Policia y a su equipo un análisis de la actual estructura de la policía catalana y sus dinámicas de funcionamiento. Este encargo tiene como objetivo proponer, si se tercia, las medidas necesarias para reforzar y adecuar la organización policial con el fin de garantizar el mejor servicio a la sociedad catalana.

Buch ha encargado al actual comisario jefe de la Comisaría Superior de Coordinación Territorial, Miquel Esquius, y al comisario jefe de la Comisaría Superior de Coordinación Central, Joan Carles Molinero, que continúen dirigiendo de forma coordinada estos dos centros durante el periodo de análisis.

Los dos comisarios, máximos responsables de las unidades operativas de los Mossos d'Esquadra, dependerán directamente del director general de la Policía, Andreu Martínez, manteniéndose, en esta etapa, el actual modelo organizativo del cuerpo.

El consejero Buch ha adoptado estas decisiones después de las reuniones mantenidas con el comisario Ferran López, con el mayor Josep Lluís Trapero –esta última realizada junto con el presidente Quim Torra– y con los máximos mandos del Cuerpo en el Complejo Central de Egara.

El conseller ha expresado al comisario López su comprensión respecto a las razones que han motivado su renuncia y le ha agradecido los servicios prestados en una etapa especialmente complicada por la gestión de los Mossos. Así mismo, Miquel Buch ha hecho patente al comisario su voluntad de seguir contando con su experiencia y profesionalidad dentro de la estructura policial de los Mossos d'Esquadra. Buch no ha designado aún un nuevo puesto para López.