Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Música como herramienta de cambio social

La plataforma REDOMI ha desarrollado el proyecto DaLaNota, un programa de educación musicosocial gratuito dirigido a jóvenes en riesgo de exclusión

La orquesta de jóvenes del programa DaLaNota tocan en el Teatro Price.
La orquesta de jóvenes del programa DaLaNota tocan en el Teatro Price.

La música puede cambiar el mundo. O al menos, el mundo de unos cuantos niños y el de las familias a las que pertenecen. Esa es la tarea que se han propuesto desde la plataforma REDOMI, que utiliza la música como una herramienta de inclusión social. Para ello, han desarrollado el proyecto DaLaNota, un programa de educación musicosocial gratuito, dirigido a población en riesgo de exclusión. La música es el hilo conductor de todos sus programas, pero el aprendizaje va mucho más allá de los instrumentos, consiguiendo que muchos de los niños que participan mejoren su rendimiento escolar o la relación con sus familias y refuercen su autoestima.

Esta es la tercera temporada que llevan a cabo su labor en el colegio público Santa María, en el barrio de Lavapiés. Allí se reúnen cuatro tardes por semana más de 70 niños procedentes de otros nueve centros escolares de la zona para ensayar con sus instrumentos, aprender canto, lenguaje musical y danza. Tienen entre 7 y 17 años y la mayoría de ellos no sabía nada sobre música –ni mucho menos, tocar un instrumento– antes de formar parte de DaLaNota. Ahora, algunos han descubierto una posible vocación y otros una simple afición, pero todos ensayan con ganas de cara al concierto que darán este próximo sábado 9 en el Teatro Nuevo Apolo. No es la primera vez que les toca salir a escena ante mucha gente; a su corta edad, ya han pasado por algunos de los escenarios más importantes de la capital, entre ellos el del Teatro Circo Price en junio del año pasado. Allí interpretaron, entre otros temas, la banda sonora de Star Wars o el Amor Brujo de Falla.

Versatilidad no les falta, desde luego, pero tampoco iniciativa, ya que muchas de las piezas que tocan las proponen ellos mismos. Los profesores se encargan de adaptarlas para que puedan interpretarlas fácilmente con los instrumentos de los que disponen –la mayoría de ellos, procedentes de donaciones; la sostenibilidad es otro de los valores que fomenta este programa, en el que se intenta dar una segunda vida a instrumentos que otra gente ya no utiliza–. Actualmente, los niños tocan violines, violas, violonchelos, contrabajos, trompetas, trombones y percusión, aunque quieren seguir creciendo hasta lograr una orquesta al completo, con todos sus instrumentos.

Actuación en el Teatro Price.
Actuación en el Teatro Price.

En el equipo de DaLaNota, además de profesores de música, también hay psicólogos y trabajadores sociales. Los jueves por la tarde trabajan con los niños, ayudándoles a desarrollar habilidades sociales; en estas sesiones aprenden sobre trabajo cooperativo, resolución de conflictos o sobre cómo respetar los turnos de palabra en una conversación grupal. Esto último también lo ponen en práctica en las pequeñas asambleas que tienen cada día antes de comenzar los ensayos, donde ponen en común sus preocupaciones e intereses.

Como afirman desde DaLaNota, la música lo hace todo más sencillo. No solo es beneficiosa en sí misma para los chavales, que aprenden un nuevo lenguaje y una nueva forma de expresarse y de relacionarse con el mundo, sino que además estimula su aprendizaje también en otras áreas, mejora su convivencia familiar y escolar y, en general, les ayuda a aprender mejor y a organizarse en sus tareas. Además, para muchos, es su oportunidad de descubrir un talento que quizá no sabían siquiera que tenían, lo que supone un refuerzo para su autoestima. 

Equipo multicultural

Las familias a las que pertenecen estos 72 niños proceden de 19 nacionalidades diferentes. Otro de los objetivos fundamentales del programa de DaLaNota es lograr que tanto ellos como sus familiares se conviertan en agentes culturales del barrio que habitan, que asistan como público y se sientan parte de los espectáculos culturales de la ciudad, que conozcan las salas de conciertos y teatros de la zona… En definitiva, que la cultura sea accesible para todos y que se vaya tejiendo una red, de manera que tanto los niños como las personas que les rodean vivan el hecho de asistir a espectáculos culturales de calidad de manera natural.

En el concierto de este sábado, la orquesta infantil de DaLaNota estará acompañada por Camerata Musicalis, otra orquesta muy peculiar, que también se preocupa por acercar la música –en este caso, la música clásica– a todo el mundo. Ambos proyectos unirán sus atriles este sábado a partir de las 17.00 en el Nuevo Apolo para dejar constancia de que la música puede ser un vehículo de transformación social. En el repertorio podremos escuchar desde composiciones de Boccherini al Mambo No. 5, pasando por un chotis, música tradicional judía o de los Balcanes, e incluso el célebre Lago de los cisnes. Todos los beneficios del espectáculo irán destinados al proyecto DaLaNota y la orquesta Camerata Musicalis.

Más información