Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rayo Majadahonda asciende a Segunda con 300 socios

El humilde equipo majariego llega a la categoría de plata gracias a un gol en propia puerta del Cartagena en el último minuto

Los jugadores del Rayo Majadahonda saltan al campo en el partido ante el Cartagena.
Los jugadores del Rayo Majadahonda saltan al campo en el partido ante el Cartagena.

La historia del fútbol está repleta de épica. La última página se ha escrito este domingo en Majadahonda (70.700 habitantes), después de que un saque de banda en el último momento se convirtiera en la antesala a la gloria. Pasaban siete minutos de los 90 reglamentarios cuando Juan Cruz colgó una pelota al área con más fe que certezas. El balón fue prolongado en el primer palo y caía al segundo sin aparente peligro cuando un defensa rival, en su intento por despejar, introducía el esférico en su propia portería. Uno a cero para el Rayo Majadahonda.

El gol hizo estallar de júbilo al Cerro del Espino, el estadio que el Rayo comparte con el filial del Atlético, fruto de un acuerdo de colaboración suscrito en 1997. El modesto club madrileño jugará el próximo año, por primera vez en su historia, en la categoría de plata del fútbol español. “Hemos escrito el guión perfecto”, resume Jorge García, un central de 34 años que ha culminado con éxito su primera temporada en el club. Es el único de la plantilla que ha jugado en Segunda, incluso debutó en Primera con el Sporting. “El Rayo es un equipo muy humilde. Entrenamos por la tarde porque algunos compañeros compaginan el fútbol con otro trabajo o con sus estudios”, reconoce.

El ascenso llega tras una temporada espectacular en la que han sido primeros del grupo I de la Segunda División B. En el partido de ida de los playoffs, el Cartagena venció por dos goles a uno, así que los majariegos necesitaban una victoria ante su público. Un día después de que el Real Madrid venciera su 13ª Copa de Europa, Majadahonda imagina con ilusión su estreno en el fútbol profesional. “Este ascenso es más importante que la Champions. El Madrid vive una época gloriosa. Sin embargo, nosotros estábamos hace cuatro días en Tercera y nadie imaginaba esto”, insiste García.

“Dios nos ha ayudado”

El Rayo Majadahonda se fundó en 1976. Ha jugado 25 campañas en Tercera y solo cinco en Segunda B, donde se estrenó en 1997 con Antonio Iriondo en el banquillo. El mismo entrenador que ha logrado ahora el ascenso. “Creo que el Dios del fútbol nos ha ayudado”, ha declarado el técnico tras una eliminatoria en la que su equipo ha sido “justo vencedor”. Apenas llega a los 300 socios, pero les ha bastado tres temporadas en Segunda B para dar el salto de categoría. El año pasado ya jugaron playoffs, pero el Racing de Santander acabó con sus esperanzas.

“El ascenso es un sueño. Para nosotros es un mundo desconocido, vamos a vivir la aventura”, se enorgullece Enrique Vedia, su presidente desde 1987. El presupuesto de esta temporada ha superado por poco el millón de euros, muy por debajo de otros clubes de la categoría. Su éxito se basa en una mezcla de juventud y veteranía. “Tienen un proyecto sensato”, destaca Víctor Cea, entrenador del Adarve, el club madrileño que los eliminó de la Copa del Rey y que ha conseguido mantenerse en Segunda. En su opinión, practica un juego “muy estético”. Una filosofía que también inculcan en su filial, de donde han salido jugadores como Reina, Theo, Lucas Hernández y Munir. Su estrella es Jorge de Frutos, segundo goleador del equipo, pero la próxima temporada se irá: acaba de ficharlo todo un campeón de Europa para su filial.

Una ‘inyección’ de 50 millones

Majadahonda es una de las ciudades españolas con la renta per cápita más alta. El ascenso del equipo local a Segunda División supondrá una inyección de 50 millones de euros, según su alcalde, Narciso de Foxá (PP). “Cada dos semanas van a venir aficiones tan importantes como las del Deportivo, el Zaragoza o el Málaga”, señala el regidor. El Rayo también deberá afrontar varias transformaciones, como convertirse en una sociedad anónima deportiva. El estadio, con 3.300 asientos, tendrá que doblar su capacidad, según exige la normativa de la Liga de Fútbol Profesional.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram