Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fuerte malestar en el grupo parlamentario de Podemos por el chalé de Iglesias y Montero

Varios parlamentarios critican la adquisición de la vivienda valorada en 600.000 euros

El diputado de Podemos Ramón Espinar y la líder del grupo, Lorena Ruiz-Huerta, hablan durante el pleno de investidura en Asamblea de Madrid.
El diputado de Podemos Ramón Espinar y la líder del grupo, Lorena Ruiz-Huerta, hablan durante el pleno de investidura en Asamblea de Madrid.

Un profundo desasosiego ha arraigado en el grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid (27 diputados) tras desvelarse que el secretario general de la formación, Pablo Iglesias, ha adquirido con su pareja, la diputada nacional Irene Montero, un chalé en Galapagar por valor de 600.000 euros y que tenían ahorros próximos a los 150.000. “Nosotros”, dice un parlamentario regional, “ganamos tres salarios mínimos, unos 2.200 euros mensuales, porque el resto lo damos al partido. ¿Están haciendo Iglesias y Montero lo mismo?”.

Los diputados del grupo parlamentario de Podemos con los que habló ayer este periódico reclamaron el anonimato para referirse a la compra del chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero. Solo José Manuel López, exportavoz del grupo, y que precisamente fue destituido por el secretario regional, Ramón Espinar (pablista), no veía ningún problema en las cuentas de Iglesias y Montero. “No sé por qué alguien puede quejarse de que como parlamentario de Madrid cobre tres salarios mínimos. De los 27 diputados que formamos el grupo, solo cinco hemos perdido dinero al entrar en política”.

López —que antes de ingresar en Podemos recibía por su actividad privada 75.000 euros al año— explica que el sueldo que recibe cada parlamentario de la formación ronda los 2.200 euros, al que se añade otro 0,5% de esta cantidad por cada hijo. Pero no cobran por portavocías, como sí lo hacen sus compañeros del Congreso. “A los 2.200 habría que sumar lo que cada uno puede recibir por sus actividades privadas: conferencias, libros, clases...”. Y pone como ejemplo a Clara Serra, diputada de su partido, que acaba de publicar un libro. “Pues en el caso de Pablo Iglesias es igual. Tiene colaboraciones en medios de comunicación o publicaciones”, señala. “La verdad es que las críticas me parecen infundadas”.

No piensan lo mismo otros parlamentarios. “En Vistalegre 2 [último congreso de la formación, que se celebró en febrero de 2017], quedó muy claro que los cargos públicos cobrarían tres salarios mínimos. Eso nos deja con un sueldo algo superior a los 2.000 euros. ¿Y cómo pides un crédito de casi 600.000 y mantienes esa casa [en referencia al chalé con un jardín de 2.000 metros cuadrados adquirido por el secretario general y Montero]? Está claro que no todos estamos cobrando lo mismo. Mi sueldo es público y se puede consultar, pero está claro que no todos lo son”, indica enfadado un diputado.

Otro parlamentario señala que lo peor es “la mala imagen que se está dando”. “Podemos decir lo que queramos, pero esto nos ha hecho un daño terrible, porque no tiene explicación posible”. Este diputado aboga por que también se haga entrega al partido de los ingresos extra que cada político de Podemos recibe. “Esas cantidades, en muchos casos, provienen de actividades que se han logrado por los cargos que tenemos. Me parece lo lógico”, asevera mientras insiste en mantener el anonimato.

Por su parte, parlamentarios del PP señalaban ayer en los corrillos de la Asamblea de Madrid: “Vaya lío que tienen montando. Ayer [en referencia al jueves pasado, primer día del debate de investidura de Ángel Garrido] la tensión era máxima entre ellos. No la disimulaban. Solo había malas caras y todos hablaban de lo mismo. Lo del chalé de Pablo Iglesias les ha hecho un enorme daño y están para pocas bromas”. De hecho, un parlamentario regional de Podemos admitió ayer que están pensando en “hacer algo como queja”, pero se negó a revelar qué.

Más información