El RACC presiona para que las motos circulen por el arcén

La entidad propone una prueba piloto para que lo utilicen en caso de retención

Un motorista circulando por el centro de Barcelona
Un motorista circulando por el centro de BarcelonaCarles Ribas

Los motoristas que circulan por las vías de acceso a Barcelona tienen cinco veces más posibilidades de sufrir un accidente grave o mortal que aquellos usuarios que se desplazan en coche. Así lo constata un estudio realizado por Real Automóvil Club de Cataluña (RACC). El documento también propone que se estudie la habilitación de los arcenes de las vías de acceso a la ciudad para que las motos puedan circular por ellos a una velocidad limitada y sólo cuando haya congestiones de tráfico.

De hecho, decenas de motoristas circulan diariamente por el arcén en las retenciones pese a que está prohibido. El RACC realiza esta recomendación pese a que el reglamento de circulación lo prohíbe. La normativa destina a este tramo de las carreteras a peatones, animales, vehículos de tracción animal, ciclistas, tractores, vehículos para discapacitados, vehículos averiados o ciclomotores (estos últimos deben circular por allí a un máximo de 45 kilómetros hora).

Las diferentes asociaciones de motoristas llevan años reivindicando poder circular por los arcenes en caso de retenciones. El RACC, en el informe Desplazamientos en moto en los accesos de Barcelona, propone que se efectúe una prueba piloto en vías como la Diagonal.

El citado documento destaca un aumento significativo de las personas que cada día se desplazan a Barcelona y el área metropolitana en moto. Una cifra que desde el 2008 hasta hoy ha crecido un 41% pasando de realizarse —hace una década— 93.194 desplazamientos en motocicleta en los días laborales a 131.449 hoy.

Las motos representan el 14,7 % de la circulación total pero concentran prácticamente el 30% de los accidentes. Un porcentaje que asciende hasta el 41,2% si se pone el foco en los accidentes graves o mortales.

El RACC justifica la circulación por los arcenes al constatar que algunos de los accidentes son fruto de los movimientos que realizan los propios motoristas para sortear vehículos en las retenciones.

El director de la Fundación RACC, Lluís Puerto, detalló ayer que para poner en práctica la prueba piloto los arcenes deben ser anchos, bien señalizados, se debe obligar a que los motoristas circulen en fila y haya un límite de velocidad.

En esta línea, otra de las recomendaciones que hace la entidad es debatir sobre la modificación de la normativa e imponer a los motoristas la “alcoholemia 0”, una iniciativa que verían con buenos ojos casi la mitad de los conductores de este tipo de vehículos.

El RACC defiende que hay que incidir en la concienciación de los motoristas para que sean conscientes de su vulnerabilidad y tomen precauciones, como extremar la concentración mientras conducen o usar ropa y complementos protectores.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50