Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La narco Tania Varela dice que huyó porque temía por su vida

La exprófuga declaró como testigo del asesinato de su abogado pero cambió su declaración inicial sobre el ajuste de cuentas del que “no recuerda nada”

Tania Varela
Ficha policial de Tania Varela

La narcotraficante y exprófuga Tania Varela, compareció este jueves como testigo en la Audiencia de Madrid en el tercer juicio que convoca el tribunal para aclarar la autoría del asesinato en diciembre 2008 de su expareja y abogado Alfonso Díaz Moñux. Varela, que acompañaba a la víctima en el interior de un coche cuando fue abatida a tiros, era un testigo clave para la fiscalía por lo que su incomparecencia la convirtió durante cinco años en la mujer más buscada por Europol al acumular tres órdenes de detención hasta que fue capturada el pasado 27 de marzo en Vilanova i la Gentrú por la Policía Autonómica de Cataluña.

Pero la abogada gallega se desdijo de su declaración inicial y no confirmó ningún dato relevante ante el tribunal, afirmando que no recordaba nada de aquel día y que huyó de la justicia porque temía por su vida. "El miedo que tenía me llevó a esta situación horrorosa”, declaró Tania, y recordó la advertencia que le hizo su expareja antes de ser asesinado: “Me dijo si me pasa algo vete porque él intentaría proteger la vida de sus hijas".

"A día de hoy yo no sé nada de aquello. Todavía no digiero esos hechos por lo que estuve en estado de shock", ha subrayado la testigo ante las preguntas del fiscal. Este hizo constar a la Sala que su declaración no era la misma que realizó al ser interrogada tras el crimen, a lo que. Tania explicó que entonces lo que declaró “no pudo ajustarse a la realidad” por la influencia de la situación que estaba viviendo, informa Europa Press.

“En el momento de los disparos me agaché para coger unas llaves y entonces escuché dos o tres golpes. Me reincorporé y ya no me contestó”, dijo refiriéndose al momento en que el abogado fue abatido en el interior de su coche en el que ella le acompañaba. “Sólo vi la silueta de dos hombres en el paso de peatones", añadió la testigo por lo que nunca pudo declarar que fuesen colombianos los que dispararon a Díaz Moñux.

Uno de los agentes a cargo de la investigación dijo que el letrado fallecido siempre sospechó que el narcotraficante David Pérez Lago, hijo de la fallecida Esther Lago, la mujer de Laureano Oubiña, quería acabar con su vida. Sobre Pérez Lago, del que fue pareja sentimental y socio en el narcotráfico, la testigo explicó que la víctima sospechaba de las amenazas que recibía de él pero también de otras personas, y afirmó que ella siempre había estado al margen de los asuntos que les habían enfrentado a ambos.

Moñux defendió tanto a Varela como a Pérez Lago por el alijo de cocaína en el desembarco en la ría de Corme (A Coruña) en 2006 por el que fueron condenados, pero dejó de defenderle a él cuando la víctima y la letrada iniciaron una relación. Tania siempre sospechó que Davíd Pérez Lago había sido el ideólogo del crimen por una partida de 500 kilos de cocaína que supuestamente le debía el abogado y que al narco gallego le reclamaban los colombianos.

El juicio se cierra sin que Tania Varela haya despejado las dudas del acusado Miguel Ángel Durán, considerado como uno de los ejecutores del crimen y que había huido a Brasil donde fue detenido el pasado año. Era uno de los ocho acusados declarados culpables por un jurado popular y condenado a la pena de 23 años de prisión en enero de 2014, pero el juicio fue anulado por Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ordenó repetirlo, momento que aprovechó para fugarse.