Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición fuerza a Colau a convocar un pleno sobre inseguridad y narcopisos

PSC, PDeCAT, C's, ERC y PP exigen al gobierno municipal responsabilidades en la gestión de Ciutat Vella

Turistas junto a algunos de los acampados
Turistas junto a algunos de los acampados EL PAÍS

La oposición a Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona, con la excepción de la CUP, forzaron ayer a la convocatoria de un pleno extraordinario monográfico para abordar, en el plazo de 15 días, el supuesto estado de “degradación” del distrito de Ciutat Vella.

El PSC, antiguo socio en el gobierno de Colau, ha liderado la propuesta apoyada por el PdeCAT, C’s, ERC y PP donde se reprobará la acción del gobierno municipal en especial en el barrio del Raval. En el pleno se abordarán asuntos como la proliferación de los narcopisos o las acampadas de plaza Catalunya. Unas acampadas que ayer volvieron a ser polémicas después de que la Guardia Urbana detuviera a un sin techo después de una pelea.

La situación para el líder socialista, Jaume Collboni, es alarmante: “Estamos ante una auténtica crisis de ciudad, porque Ciutat Vella es el corazón de Barcelona y si no late sufre el conjunto de la ciudad”. Collboni asegura que la situación está “fuera de control” y remarca que los principales problemas son los narcopisos, explotación sexual, okupaciones e inseguridad.

El portavoz del PDeCAT, Jaume Ciurana, destacó que “Ciutat Vella está sufriendo un proceso de degradación social y de los servicios municipales” por el “doble fracaso” de Colau en políticas sociales y seguridad y porque el gobierno ha “abandonado” el distrito.

Carina Mejías de Ciudadanos aseguró que la ciudad se degrada mientras Colau “cambia el nombre de las calles y va a manifestaciones independentistas”.

Por su parte, el presidente del PP, Alberto Fernández Díaz recordó que el PSC ha apoyado la petición del pleno extraordinario de Ciutat Vella porque ahora está en la oposición. Para Fernández, “el deterioro de la convivencia y la falta de respuesta y servicios municipales ya no es exclusiva del Raval y se extiende por Barcelona”.