Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE recupera la alcaldía de Sobrado tras una segunda moción de censura

El socialista Lisardo Santos retoma entre "insultos" el bastón de mando gracias al apoyo de un edil que se presentó en la lista del PP

El socialista Lisardo Santos, nuevo alcalde de Sobrado tras la moción de censura.
El socialista Lisardo Santos, nuevo alcalde de Sobrado tras la moción de censura.

El PSOE ha recuperado este jueves la Alcaldía de Sobrado dos Monxes (A Coruña) para Lisardo Santos en un pleno cuya celebración ha tenido que garantizar la Guardia Civil. La moción de censura que ha permitido a los socialistas volver a asumir el bastón de mando, la segunda de la legislatura, ha tenido el apoyo de un edil independiente que había concurrido en las listas del PP.

Los socialistas presentaron una moción de censura para desbancar de la Alcaldía a la hasta ahora regidora, María Jesús García, de la candidatura independiente Todos por Sobrado, con el apoyo de Juan Vicente Aller, un concejal que acaba de entrar en la corporación para sustituir, tras su marcha, a quien ejerció como portavoz local del PP, Jacobo Fernández.

Santos ya fue alcalde al inicio de la legislatura como candidato de la lista más votada, pero fue desalojado, a su vez, por una moción de censura hace un año que promovieron los independientes y los populares. En esta ocasión, el PP ha desautorizado la iniciativa que firmó uno de los ediles que fue en su lista pero que no se incorporó en ningún momento al grupo popular municipal, una maniobra que propició la moción.

La dirección provincial del PP ha avanzado que "iniciará un proceso para recabar toda la información necesaria respecto a la postura adoptada por los dos concejales" y la ya alcaldesa también ha anunciado su intención de acudir a la Justicia.

La moción de censura se ha desarrollado en medio de una gran "tensión" y con un intento de "boicot" por parte de los ediles que hasta ahora estaban en el equipo de gobierno, como lo ha descrito el ya alcalde, Lisardo Santos. La Guardia Civil tuvo que garantizar la celebración de la moción de censura y llegó a desalojar a alguno de los asistentes al pleno.

El nuevo regidor de Sobrado ha explicado que da por "zanjada" la tensión que se generó entre el público, pero ha indicado que sobre los concejales "ya se verá" si "hay que abrir alguna medida". Arropado por la alcaldesa de Bergondo y otros dirigentes socialistas de la provincia, Lisardo Santos asumió el bastón de mando entre "insultos" y "amenazas", ha lamentado. "En estos ayuntamientos (pequeños) tiene que gobernar la lista más votada", ha defendido el socialista en las declaraciones a Europa Press. De hecho, ha asegurado que si en las próximas municipales su partido no es el más votado por los vecinos, él mismo dejará que gobiernen otros.

Protestas del PP

En un comunicado, los populares coruñeses han lamentado la "doble vara de medir" del PSdeG, al que acusan de "actuar de una manera en Coristanco", donde expulsaron de su formación al actual alcalde, Abraham Gerpe, y que, sin embargo, en esta ocasión, "hayan aceptado gobernar en estas condiciones".

"Ha quedado muy claro que al PSOE le vale todo, que en función de la situación y sus intereses actúa de una manera u otra, sin tener en cuenta a los vecinos", han asegurado los populares de A Coruña, que lamenta la "falta de criterio que han demostrado" el secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, y el secretario provincial, Valentín García Formoso. El PP destaca que actualmente no cuenta con representación en Coristanco debido a la presentación de una moción de censura "contraria a los planteamientos de la dirección provincial".

El pleno de este jueves ha venido precedido de la polémica. La que era alcaldesa hasta el momento emitió un decreto en días pasados para que la secretaria municipal, a punto de jubilarse, disfrutase de las vacaciones pendientes antes de dejar el Ayuntamiento. Ordenó cerrar el despacho donde se encontraba el expediente de la moción de censura, aunque la funcionaria acabó por denunciar la situación y la Guardia Civil acudió a la sede municipal para permitir la entrada en el despacho, una cuestión que quedó solventada este miércoles.