Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a 10 años de cárcel un pederasta que captaba a sus víctimas a través de las redes

El acusado ya fue juzgado en 2016 pero fue absuelto por falta de pruebas

Manifestación contra la pederastia en Barcelona
Manifestación contra la pederastia en Barcelona

La Audiencia de Girona ha condenado a 10 años de cárcel a Fredi Salvador Sosa Méndez, un vecino de Salt (Gironès) de 34 años detenido el pasado enero cuando le encontraron en su domicilio abusando de un niño de 15 años. El hombre contactaba con menores por Internet bajo diversos alias femeninos y los convencía para que fueran a su casa.

En el juicio celebrado a puerta cerrada a mediados de marzo, la fiscal solicitó para Sosa Méndez –quien se hacía llamar Valeria Esperanza Amor Amor, Laura Helen Linder Linder o Melani Guerrero Vasquez– 38 años de cárcel por cuatro delitos por contactar con menores de 16 años para concertar encuentros y mantener relaciones sexuales (en dos ocasiones de forma continuada) y tres delitos de abusos sexuales a menor de 16 años (dos continuados).

La sentencia de la sección cuarta de la Audiencia solo condena al acusado por un delito continuado de abusos sexuales a un menor de 16 años pero le absuelve de las demás acusaciones. El tribunal considera que, en el caso de las otras tres víctimas –todas de 15 años-, no hay pruebas que el acusado supiera que eran menores de 16 años, ni tampoco que las relaciones sexuales no fueran consentidas.

Según la sentencia, Sosa Méndez contactó con un niño de 13 años en noviembre de 2015. Tras mantener varias conversaciones en Facebook con una identidad falsa, le propuso quedar en su piso de la calle Francesc Macià de Salt. "El acusado se dio cuenta, por la apariencia del menor, que no tenía los 16 años", dice la resolución. En ese primer contacto, el menor se fue porque no estaba la chica con la que pensaba había quedado. Pero acabó volviendo cuatro veces a casa del acusado. Los dos días siguientes el acusado le hizo hacerle tocamientos y una felación y en los dos últimos encuentros mantuvieron relaciones sexuales plenas. El 12 de enero de 2017 los Mossos le pillaron en su habitación con el menor y le detuvieron.

El procesado, de nacionalidad hondureña, ya fue juzgado en junio de 2016, acusado de haber hecho una felación a un niño de 12 años y de haber tenido relaciones con otros niños de 16 años. Quedó absuelto por falta de pruebas.