Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP solo investirá a un candidato dispuesto a “desobedecer”

Carles Riera insta a Roger Torrent a aceptar los votos delegados de Puigdemont y Comin

Torrent (en el medio) se reúne con los diputados de la CUP. En vídeo, declaraciones de Carles Riera.

La CUP ha advertido este mediodía que solo investirá a un presidente de la Generalitat que esté dispuesto a desobedecer. Carles Riera, portavoz de los anticapitalistas, ha subrayado que su formación “no ha vetado” a Jordi Sànchez, el candidato propuesto por Junts per Catalunya y ERC, sino que su planteamiento es abstenerse en la votación de cualquier diputado que no quiera poner en marcha la república. Riera ha subrayado que no desean precipitar las elecciones y ha instado a Roger Torrent, presidente del Parlament, a que desobedezca los autos del Tribunal Constitucional y acepte el voto delegado de Carles Puigdemont y de Toni Comin, en segunda vuelta, para que de esa forma pueda prosperar la mayoría secesionista (por 65 votos a favor; 64 en contra y cuatro abstenciones).

Torrent ha iniciado este mediodía la ronda de contactos para una eventual investidura de Jordi Sànchez y ha constatado, en una reunión de 15 minutos, que las posiciones de Junts per Catalunya y Esquerra, por un lado, y de la CUP, por otro, siguen muy alejadas. “Lo importante es el compromiso público con un programa republicano y no autonómico. Nuestra abstención es un espejo de lo que ocurre”, ha señalado Riera que se ha preguntado cómo quieren sus dos socios potenciales construir república si no están dispuestos a asumir “un pequeño acto de desobediencia” como permitir el voto delegado en segunda vuelta de los dos políticos huidos en Bruselas. La CUP ha dado por interrumpidas las negociaciones con Junts per Catalunya y ERC y solo se sentará si ponen sobre la mesa un programa republicano y no para hablar de "migajas autonomistas".

ERC mantiene su apoyo a Sánchez

Por su parte, el portavoz de Esquerra Republicanas, Sergi Sabrià, ha insistido esta mañana en que su partido apoyará la candidatura de Jordi Sànchez para presidir la Generalitat. “Nosotros tenemos nuestras preferencias, que son legítimas, pero que han de pasar a un segundo plano”, ha dicho, al tiempo que ha insistido en la necesidad de que el independentismo alcance un pacto. “No nos podemos permitir no llegar a un acuerdo, sería una irresponsabilidad”, ha dicho.

Sabrià ha anunciado que en La Ronda de contactos con Roger Torrent defenderán esta tarde el nombre del expresidente de la Asamblea Nacional Catalana para el debate de investidura aunque esté en prisión y ha reiterado que Esquerra “nunca será un problema” para cerrar un acuerdo con el independentismo.

Tras la reunión, Riera ha afirmado que su postura entronca con la declaración del inicio del proceso de independencia del 9 de noviembre del 2015, que fijó la primacía de las leyes del Parlament sobre el Constitucional, y con las tres fechas claves de 2017: el 1 y el 27 de octubre y las elecciones del 21 de diciembre. “Queremos tirar a la papelera la autonomía", ha afirmado Riera en respuesta a Marta Pascal, coordinadora del PDeCAT, que ya les reprochó que en 2015 ya se jactaron de haber tirado a la "papelera de la historia" a Artur Mas. "Que les pregunten a los dos millones de personas que votaron el 1 de octubre si aquello fue testimonial y declarativo y que ahora hay que volver al peix al cove (pájaro en mano)", ha dicho. El diputado ha advertido, además, que el nuevo Gobierno deberá desobedecer al Constitucional y cumplir las leyes suspendidas por ese organismo.

Xavier Domènech, portavoz de Catalunya en Comú, ha reiterado que votarán en contra de una eventual investidura de Sánchez porque consideran que no es efectiva y porque siempre han afirmado que rechazarán un candidato de Junts per Catalunya. En cualquier caso, no ha entrado a valorar la posibilidad de cambiar el voto si el candidato fuera de Esquerra al señalar que no es una opción que no se contempla en el horizonte. “Parece que no tengan voluntad de gobernar y sí de utilizar la institución para denunciar la represión pero la Generalitat es mucho más que eso”, ha dicho. Y el socialista Miquel Iceta ve “inviable” la propuesta porque “no podrá desarrollar con plenitud sus funciones”. "A Cataluña no le conviene nombrar un presidente en prisión preventiva”, ha dicho avisando que los desacuerdos entre los grupos independentistas vaticinan "una legislatura complicada”.