Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta adjudica a dedo, por 2,5 millones, el primer festival del Xacobeo

Turismo justifica la decisión asegurando que se trata del patrocinio de un proyecto privado cuyo riesgo asume el empresario

Lenny Kravitz, en un concierto en Madrid en 2015.
Lenny Kravitz, en un concierto en Madrid en 2015.

El Xacobeo 2021 se pone en marcha. El evento, que el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha anunciado que será declarado “Acontecimiento de Excepcional de Interés Público”, dará sus primeros pasos con el macrofestival O son do Camiño que se celebrará entre el 28 y el 30 de junio en el recuperado Monte do Gozo de Santiago de Compostela con un cartel en el que figuran Lenny Kravitz, Jamiroquai y The Killers entre otros grupos internacionales y nacionales. El anuncio ha llegado este viernes envuelto en polémica: el PSOE reclama explicaciones urgentes al gobierno gallego por la adjudicación a dedo del festival, por importe de 2,5 millones de euros, a una Unión Temporal de Empresas (UTE) que “apenas unos meses antes de hacerse con la organización del evento registró el nombre O son do Camiño”.

Los socialistas sostienen que uno de los representantes de la adjudicataria, la UTE integrada por Old Navy Port Producións SL, y Esmerarte Industrias Creativas SL, se entrevistó el pasado mes de abril con el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, para analizar la posibilidad de creación de un nuevo festival musical “como acontecimiento previo al Xacobeo”.

La UTE solicitó en junio la marca en el Registro de Patentes y Marcas que le fue concedida el 28 de noviembre. A comienzos de febrero Feijóo y la directora general de la Agencia de Turismo anunciaban que se celebraría el festival O son do Camiño pese a que, asegura el PSOE, la resolución de la adjudicación es de fecha de 21 de febrero.

“La Xunta ha garantizado la exclusividad y el monopolio a una empresa”, denuncia el grupo parlamentario socialista destacando que estas “prácticas oscuras” provocan “serias y preocupantes dudas” sobre la gestión cultural del próximo Xacobeo.

Mientras los socialistas esperan respuesta a sus preguntas sobre este “procedimiento absolutamente inaceptable” del gobierno de Núñez Feijóo, el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, destacaba este mismo viernes en la presentación del cartel del festival que la cita arranca como una de las cinco más importantes del panorama indie-rock y que el objetivo es que en 2021, fecha de celebración del año santo, Galicia alcance el primer puesto tras un recorrido de tres años de música a modo de promoción del Camino de Santiago.

La dirección general de Turismo, dependiente de la Consellería de Turismo, justifica su decisión destacando que la Xunta no es la promotora del festival sino que se trata de "un proyecto privado a riesgo del empresario con un patrocinio publicitario" de la Administración autonómica y asegura que la inversión de los promotores "es muy superior a la cuantía del contrato del patrocinio" firmado con la Xunta.Apela, además la dirección general a la "solvencia y referencia" en la producción de grandes eventos en Galicia de la UTE adjudicataria y destaca que las empresas que la forman generan "empleo y negocio para multitud de profesionales".

La Xunta reconoce que es el patrocinador principal del evento aunque sostiene que puede haber más y asegura que ha cumplido "escrupulosamente" el régimen de contrato de patrocinio publicitario que define como "una fórmula habitual en todas las administraciones públicas en el patrocinio de eventos únicos como el de la vuelta ciclista" y sostiene que este "contrato de patrocinio" está regulado por ley y se realiza por el procedimiento negociado sin publicidad "por motivos relacionados con la exclusividad de derechos de actuación que los promotores tienen en los conciertos de determinados artistas en Galicia".

La cuantía adjudica a la UTE ha sorprendido a empresas culturales a las que la Xunta concedió pequeñas ayudas en estos últimos años para la celebración de distintos eventos apelando a la escasez presupuestaria. Empresarios del sector se preguntan por qué para las subvenciones raquíticas el gobierno gallego "exige tanta concurrencia competitiva" y, no obstante, los contratos por cantidades millonarios se adjudican a dedo.