Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Éxito de la política

El proceso independentista y la tensión política han disparado las audiencias de TV3. Lo demuestra que apenas dos partidos de fútbol entraran en la lista de programas más vistos en Cataluña en 2017, relegados a la séptima y novena plaza mientras el resto correspondió a emisiones de TV3 de “alto voltaje político”, en palabras de Media.cat. Según Barlovento, TV3 es la única emisora autonómica que lidera su zona de emisión. Telecinco es la más vista en País Vasco, Galicia, Madrid, Canarias y Asturias. Antena 3 encabeza los índices en Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha y Aragón. Murcia, Castilla y León y el resto, prefieren La 1.

Sin excluir explicaciones como la calidad de algunos programas y el halago a la audiencia independentista, otros medios como Crónica Global aseguran que los audímetros “están dopados” en favor de TV3. Lo sustentan en el dato de que 81,3% de los 530 audímetros desplegados por la autonomía catalana están instalados en hogares catalanohablantes. Una sobrerrepresentación que, según fuentes técnicas consultadas por el citado medio, es de 3,6 puntos. Claro que sobre el impacto que tiene la ubicación de los audímetros, TV3 siempre se ha quejado de estar penalizada los fines de semana y verano porque no se instalan en las segundas residencias, vacío que se corregirá este año.

La política y la manera de seguirla de TV3, muy atenta a la misma y con persistente favorecimiento del punto de vista soberanista, ha colaborado al crecimiento de la emisora catalana y también ha ayudado a ello que este target ideológico encuentre muchas menos satisfacciones en otros medios audiovisuales. El éxito televisivo de ciertos episodios hace que cuando los “días históricos” ya no se presentan con la misma frecuencia… TV3 se abone a su rememoración. En todo caso, el sostenimiento de ese éxito puede verse perjudicado por la retirada forzada de programas con audiencia debido a la factura del IVA que ha presentado Montoro. No todo es política… o sí.