Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando el éxito viene del surf o de una app

El número de empresas del sector turístico crece un 10% el último año

Ofrecer servicios innovadores y aprovechar las nuevas tecnologías, ejes para emprender

Un grupo de jóvenes practica paddle surf en la costa de Málaga. Ampliar foto
Un grupo de jóvenes practica paddle surf en la costa de Málaga.

El surf fue durante años la válvula de escape de José Martos. “Me ayudaba a aliviar el estrés de un sector como el inmobiliario en una época tan complicada como la década pasada”, explica. La crudeza de la crisis llevó a Martos a dejar el mundo del marketing y las ventas y a decidir reciclarse. Se formó en el sector turístico como técnico en actividades en el medio natural. En 2010, fundó la empresa de turismo activo Nalusur en Marbella (Málaga) y convirtió su afición por el surf en parte de su trabajo. “Comenzamos ofreciendo actividades por Europa, pero nos dimos cuenta de que no hacía falta irse tan lejos. Andalucía tiene mar, montaña, desierto,... nos ofrece un amplio abanico de posibilidades”, dice.

La empresa de Martos pone rostro a una de las dos vías de emprendimiento que han transformado al sector turístico en los últimos años: el desarrollo de servicios innovadores. “Estos proyectos están encabezados principalmente por profesionales o aficionados a una actividad, ya sea deportiva, cultural o social: avistamiento de aves, rutas urbanas de manos de arquitectos,...”, explica José Luis Córdoba, director de Andalucía Lab, organismo dependiente de la Consejería de Turismo que ayuda y orienta a estas empresas ante la revolución digital y sus posibilidades para innovar. “En este apartado también se incluyen aquellas ideas que encuentran la inspiración en las singularidades del entorno y del paisaje”, explica el responsable. Es el caso de un grupo de empresarios de Andalucía oriental que vieron en las casas-cuevas un reclamo turístico. “En zonas como Guadix, el proyecto comenzó a despegar gracias a los programas de desarrollo local”, explica la ejecutiva de promoción de Andalusian Cave Hotels, Natalia Guidoni. Esta asociación agrupa empresas con 335 cuevas en municipios de Granada, Almería y Jaén convertidas en alojamientos, restaurantes, bodegas, museos,...

Crecimiento

A principios de 2017, en la comunidad había 73.038 empresas ligadas al sector turístico, un 10,3% más con respecto al año anterior, según el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA). De las empresas andaluzas, el 15,1% pertenece a este sector. “El turismo es la principal actividad productiva de la región. En los últimos años, no ha dejado de crecer el número de turistas ni el de empresas”, señala el director de Andalucía Lab.

El “tremendo” impacto de las nuevas tecnologías protagoniza la otra vía de emprendimiento. “Son proyectos centrados en aprovechar las tendencias y los avances que las nuevas tecnologías nos proporcionan, principalmente, desde el punto de vista del marketing”, explica Córdoba. “El sector turístico es uno de los que más invierten en tecnología, principalmente, porque están obligados a tecnificarse”, señala Juan Manuel Martín, director de comunicación y marketing de Wifipro, empresa que a través del wifi ofrece un canal de comunicación y marketing entre alojamientos y clientes. “Con esta herramienta, las empresas pueden obtener mucha información de valor sobre el perfil del usuario, sus gustos, qué le interesa hacer,... datos que pueden usar para ofrecerles un mejor servicio”, señala Córdoba, quien destaca la “inmensa” cantidad de información que el sector genera. “Precios, fotografías, opiniones,...”, enumera. Para aprovechar esta información, la Consejería de Turismo ha puesto en marcha el primer Smart Data regional, una herramienta que ordenará y analizará esos datos.

Además de los anteriores desarrollos, las empresas trabajan en la optimización de procesos, “por ejemplo, para el transporte de viajeros o de mercancía para restauración”, así como de las imágenes. “El turismo se vende por los ojos, por eso hay empresas trabajando en conseguir que las imágenes tarden menos tiempo en cargarse en los diferentes dispositivos para que el viajero pueda hacerse una idea más fiel del destino”, apunta Córdoba. También se apuesta por crear nuevos formatos de contenido o en la apuesta por la sostenibilidad energética.

Un hombre muestra su móvil con una app turística. ampliar foto
Un hombre muestra su móvil con una app turística.

Atención

A estas tendencias, se suma el querer mejorar la atención al cliente con una comunicación cada vez más cercana y personal con el desarrollo de los conocidos como chatbots, plataformas para conversar. En ello trabajan empresas como Levelbots, que ofrecen a hoteles y apartamentos turísticos esta herramienta para su página web o de Facebook. “Permite, tanto al cliente como al usuario potencial, estar en contacto directo con la empresa a la hora de reservar, hacer alguna recomendación, preguntar sobre el destino,...”, explica su CEO, María Romero.

Córdoba señala que el perfil del emprendedor es de ambos sexos y, normalmente, son jóvenes. Los hay con una formación más turística y otros más tecnológica. “La combinación perfecta es que si son dos socios cada uno sea especialista en un área”, explica el responsable.

La revolución de Internet también ha obligado a las antiguas empresas a transformarse. “Ha provocado un cambio radical en el sector, principalmente, en los canales de distribución”, señala Córdoba, quien pone como ejemplo el desarrollo de plataformas como Booking, Expedia o TripAdvisor. “Supusieron una revolución por el tema de las opiniones de los usuarios, que influyen a la hora de decantarse por uno u otro destino, hotel,...”, añade. Sobre esta transformación, Córdoba asegura que las empresas han tenido dificultades para adaptarse a las nuevas tecnologías, algo que se ha ido superando según un estudio de Turismo en el que, por ejemplo, se refleja que el 99% de estas empresas tiene conexión a Internet o que el 72% tiene su propia página web.

Más información