Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La opción autonomista se impone por primera vez desde el inicio del ‘procés’

El CIS de la Generalitat constata un desplome de ocho puntos de los partidarios de la secesión

CIS Cataluña
Imagen de la Diada de 2016 en Barcelona.

La opción de la vía autonomista es mayoritaria entre los catalanes (36,3%) frente a la independentista (32,9%), un hecho que no se producía desde febrero de 2012, cuando estaba a punto de iniciarse el proceso independentista. La indefinición de las fuerzas secesionistas en estas semanas, el final abrupto de la legislatura y la huida de Carles Puigdemont a Bruselas también explicarían que los defensores de la secesión sean ahora el 40,8%, mientras que en octubre pasado alcanzaban el 48,7%, según revela la última encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO), dependiente de la Generalitat.

El estudio del CEO, que es el equivalente en Cataluña al CIS, pregunta desde mayo de 2006 a los ciudadanos qué creen que debería ser Cataluña y ofrece cuatro opciones. En el último sondeo la respuesta mayoritaria es “una comunidad autónoma de España”, con un 36,3%, seguida de “un Estado independiente”, (32,9%) y “un Estado dentro de una España federal” (19,4%). Solo el 6,6% desea que Cataluña sea “una región de España” y otro 4,8% no sabe o no contesta.

Es la primera vez desde febrero de 2012 que la vía autonomista se impone a la independentista en una encuesta del CEO. Entonces los porcentajes eran del 30,3% y del 29% respectivamente y desde aquella fecha los catalanes siempre habían respondido mayoritariamente que querían romper con España. En alguna ocasión la diferencia entre respuestas llegó a ser abismal, como ocurrió en noviembre de 2013, después de la segunda gran manifestación independentista. Entonces, el 48,5% reclamaba el Estado independiente y el 18,6%, la autonomía.

La opción autonomista se impone por primera vez desde el inicio del ‘procés’

En octubre del año pasado, cuando ya se había celebrado el referéndum del 1-O, el 40,2% de los catalanes defendía el Estado propio, frente a la autonomía (27,4%). Sin embargo, la gestión que desde entonces ha hecho el independentismo de la consulta, la proclamación de la república catalana del 27 de octubre, la intervención de la Generalitat por el artículo 155 de la Constitución, la huida de Puigdemont y cuatro exconsejeros a Bruselas y el encarcelamiento e imputación de los líderes secesionistas parecen haber invertido la opinión ciudadana. Así, la opción por el Estado catalán ha caído más de siete puntos en cuatro meses (del 40,2% al 32,9%), mientras que la preferencia por la autonomía ha aumentado nueve (del 27,4% al 36,3%).

Empate electoral entre Esquerra y Ciudadanos

Si ahora se celebrasen elecciones al Parlament habría un empate entre Ciudadanos y Esquerra Republicana, que lograrían una horquilla de entre 33 y 35 diputados, si bien ERC tiene una mayor intención de voto (20% frente a 17,2%). Junts per Catalunya, que logró 34 escaños en los últimos comicios, bajaría hasta los 29-31 y el PSC perdería entre uno y dos de los 17 de ahora. Los comunes mantendrían los 8, la CUP podría doblar los cuatro parlamentarios de ahora y el PP se quedaría con cuatro o perdería uno. La fotografía global de la encuesta es un calco de la surgida de las últimas elecciones, de manera que los independentistas revalidarían la mayoría absoluta con 74-71 diputados.

En caso de elecciones generales se produciría un vuelco. Los comunes perderían entre dos y cuatro diputados de los 12 que lograron y ERC aumentaría cuatro, pasaría a 13 y ganaría los comicios. El otro dato es que Ciudadanos obtendría de ocho a nueve diputados (ahora son cinco), el PP perdería cuatro de los seis que logró; el PSC uno de los siete y Junts per Catalunya se quedaría con entre siete y nueve. Ahora son ocho.

Con todo, el 60,3% de los encuestados opina que Cataluña no ha logrado aún “un nivel suficiente” de autonomía, frente al 23% que entiende que ya está bien el actual grado de descentralización y el 8,5% que considera que existe demasida autonomía. El otro 8,3% no sabe o no contesta.

La encuesta del CEO plantea también otra pregunta muy clara que confirma la oposición al secesionismo: “¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente?”. El 53,9% responde que no y el 40,8% que . Es decir, más de 13 puntos de diferencia. Nunca, en el histórico estadístico que ofrece el CEO, había habido tanto trecho entre una opción y otra, y mucho menos a favor de los partidarios de continuar en España.

El pasado octubre, los que se oponían al Estado catalán eran el 43,6% y los que lo defendían, el 48,7%, una fotografía muy diferente de la actual. De ahí que los factores antes citados de la actuación de la justicia contra los líderes independentistas, la intervención de la autonomía y la desbandada del Govern destituido pueden haber determinado ese nuevo sentimiento político entre los catalanes. Con todo, el independentismo sigue teniendo mayoría absoluta en el Parlament, con 70 diputados, aunque las elecciones del pasado 21 de diciembre las ganó Ciudadanos, que logró 36 escaños. La encuesta se realizó después de esos comicios, entre el 10 y el 30 de enero con una muestra de 1.200 entrevistas.

El sondeo contiene otra pregunta que resulta muy ilustrativa del cambio que se puede estar produciendo en la sociedad catalana, referida al sentimiento indentitario. La opción mayoritaria (41%) entre los encuestados es que se sienten “tan españoles como catalanes”, frente a los que dicen sentirse “solo catalanes” (21,7%) o “más catalán que español” (18,6%). Solo el 8% responde que “solo español” y el 7,6%, “más español que catalán”.

A partir de esas respuestas, la encuesta concluye con una media de 3,4 en una escala de 1 a 5, donde 1 es solo español y 5 solo catalán. Una media tan baja no se producía desde octubre de 2006, cuando gobernaba el tripartito. En octubre pasado, por ejemplo, era del 3,68.

En la Unión Europea pero fuera de la OTAN

El 68,4% de los encuestados desearía que una futura Cataluña independiente formara parte de la Unión Europea y solo el 19,3% se oponen. EL 12,1 no sabe o no contesta.

El 43,8% se opondría, en ese escenario de secesión, a que el nuevo Estado catalán formase parte de la OTAN, frente al 37,4% que estaría a favor.

Si hubiese un referéndum para votar la Constitución de 1978, el 45% dice que votaría no y el 34,8 .

Otra pregunta significativa y novedosa que plantea la encuesta referida al procés es la que se refiere a qué debería hacer a partir de ahora el Gobierno surgido de las pasadas elecciones. La opción mayoritaria de las que se ofrecen (35,9%) es la de quienes creen que debería “buscar un acuerdo bilateral con el Gobierno central”, mientras que otro 20,8% defiende abandonar el proceso secesionista y participar en la comisión de la reforma constitucional y del sistema de financiación. El 19% aboga por la unilateralidad para lograr la independencia y el 11,7% pide continuar con la autonomía. Solo el 2,2% pide recentralizar competencias.

También son relevantes los resultados de la pregunta sobre los sentimientos que vivieron los ciudadanos en diferentes fechas del proceso secesionista en una escala de 0 a 10. La palabra mayoritaria es “rabia” cuando se pregunta por el 1 de octubre o la declaración de independencia.