Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento empezará a soterrar las vías de Renfe en L’Hospitalet en 2020

De la Serna anuncia una inversión de 608 millones para una obra que es clave para oxigenar el saturado tráfico de Rodalies

Un tren de Renfe cruza por Hospitalet en la estación de la Torrassa.
Un tren de Renfe cruza por Hospitalet en la estación de la Torrassa. EL PAÍS

Las vías del tren van a dejar de formar parte del paisaje de l'Hospitalet de Llobregat. Fomento ha anunciado una inversión de 608 millones de euros para abordar una obra que, según las previsiones iniciales, debía de haber empezado en 2008. La reforma empezará en 2020 y va mucho más allá de una medida estética ya que supondrá desahogar el tráfico de Rodalies gracias a la construcción del nuevo intercambiador de La Torrassa.

Nuevo viaje del ministro de Fomento a Cataluña y nuevo anuncio de enjundia. Íñigo de la Serna ha visitado este martes L'Hospitalet de Llobregat para comunicarle de manera oficial a la alcaldesa Núria Marín que el proyecto para soterrar las vías del tren tiene luz verde. El anuncio era largamente esperado e incluso había desatado fricciones entre Marín y De la Serna. El ministro acusó a la alcaldesa socialista de "deslealtad" tras unas manifestaciones de Marín donde cuestionaba la voluntad de Fomento de desatrancar un proyecto que fue anunciado por primera vez en 2007, cuando al frente del ministerio estaba Magdalena Álvarez y en el ayuntamiento mandaba Celestino Corbacho.

Íñigo de la Serna ha visitado a Núria Marín acompañado por el presidente de Adif, Juan Bravo. El plan anunciado contempla una inversión de 608 millones de euros para realizar el soterramiento de un tramo de vías de seis kilómetros y la construcción de la nueva estación-intercambiador de La Torrassa. Los trabajos empezarán en 2020 y previsiblemente estarán acabados antes de 2025.

Fomento pone de relieve que la obra tiene un gran impacto en la que por población es la segunda ciudad de Cataluña, "el núcleo urbano de la ciudad, dividido históricamente por la barrera física del ferrocarril", y supondrán una liberación para el tráfico de Rodalies que accede a Barcelona por el Baix Llobregat. La construcción del intercambiador de La Torrassa alivia la congestión de los túneles de la capital catalana. "No es solo una actuación urbanística. En el diseño final que se ha llevado a cabo se plantean mejoras funcionales desde el punto de vista ferroviario para mejorar la red de Cercanías", ha destacado el ministro.

El ámbito del soterramiento se iniciará a la salida de la estación de Barcelona Sants y será común para las líneas R2 y R4 hasta el nuevo intercambiador. Posteriormente, se extenderá hasta rebasar la estación del Bellvitge para la línea R2 y, en el caso de la R4, llegará hasta las inmediaciones de la estación de L'Hospitalet de Llobregat. Por su parte, el intercambiador dispondrá de paradas de los servicios de Rodalies y conexión con las líneas 1 y 9 de Metro.

Esta nueva infraestructura tendrá "un papel esencial" en el mapa ferroviario de Barcelona, apunta Fomento, ya que, además de favorecer un aumento del número de usuarios en transporte público, diversificará el flujo de intercambios entre los diferentes modos de transporte, y que actualmente se centralizan como punto de referencia en la estación de Barcelona-Sants.

El ministerio recoge que dada la elevada complejidad de las actuaciones a desarrollar, es "determinante" la colaboración institucional. En este sentido, hace una llamada al Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat y a la Generalitat para "definir las mejores soluciones y minimizar el impacto de las obras".