Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una familia acusa a Desokupa de causar un aborto en un desalojo

Denuncian que operarios de la empresa empujaron a la gestante

Shah Salahuddin y Joly Aktar en la puerta del edificio de su casa
Shah Salahuddin y Joly Aktar en la puerta del edificio de su casa

Una decena de entidades —entre las que se encuentran el Observatorio Derechos DESC, el sindicato de inquilinos, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) o Acción Raval— denunció ayer un nuevo intento de desalojo extrajudicial de la empresa Desokupa. Anunciaron la presentación de una querella contra la polémica empresa a la que acusan de, en una de sus acciones, causar un aborto a la inquilina de un piso de Ciutat Vella.

Shah Salahuddin y Joly Aktar, un matrimonio vecino del barrio barcelonés del Raval de 39 y 28 años, y la hija de ambos (de un año), encontraron hace unos meses un piso de alquiler por 500 euros al mes en la calle Riereta. “El propietario era un paquistaní que vivía con su familia. Llegamos a un acuerdo. Le pagábamos 3.000 euros de fianza. Él convivía un mes con nosotros hasta que regresara a su país. A partir de ahí, 500 euros cada mes”, recordaba ayer Salahuddin. Firmaron un contrato y todo transcurrió según lo establecido hasta días después de que el supuesto propietario del inmueble abandonó la vivienda.

“El 29 de septiembre empezamos a recibir la visita de los señores de Desokupa”, lamentaba ayer el inquilino. La empresa también contactó con los vecinos de Salahuddin preguntando sobre los horarios que seguía el matrimonio. Fue entonces cuando el inquilino averiguó que, además de estar recibiendo la visita de los trabajadores de Desokupa, también había sido víctima de una estafa. La persona que le había alquilado el piso no era el propietario del inmueble.

El verdadero dueño de piso no había presentado denuncia de okupación pero había contratado a los servicios de Desokupa. Las visitas de la empresa de desahucios fueron continuas. El pasado 6 de octubre a las 11.00 “se fue la luz del piso”. “Me fui a trabajar y a las cuatro de la tarde llamaron a la puerta los trabajadores de Desokupa. Cuando mi mujer abrió, la empujaron y cayó al suelo. Llegué a la 1.00 de la madrugada y estaba en el suelo sobre un charco de sangre. Había abortado el hijo que esperábamos (tres meses de gestación), mi otra hija llevaba horas sin comer”, denunciaba Salahuddin. Denunció los hechos ante los Mossos. “Días después los de Desokupa me ofrecían 10.000 euros para retirar la denuncia e irme del piso. Me negué”, aseguraba.

El 30 de enero se celebró una vista en la que acusaban a la empresa de desahucios de una falta de coacciones. Fue posteriormente al juicio cuando los vecinos y el Consistorio se enteraron de lo sucedido.

“Es el caso más extremo de brutalidad inmobiliaria que ha perpetrado Desokupa. Todavía no se hay sentencia pero averiguaremos si se puede recurrir y si el Ayuntamiento puede presentarse como acusación particular”, denunciaba ayer la concejal de distrito Gala Pin. La regidora lanzó un mensaje a los propietarios de fincas: “Los que contraten estas empresas acabarán dando explicaciones ante los jueces”. Pin alertó a Desokupa que el Consistorio pondrán todas las trabas para que sigan “desarrollando la brutalidad inmobiliaria”.

El director de Desokupa, Daniel Esteve, publicó ayer un video en sus redes sociales y animó a sus seguidores a convertirlo en viral. En el vídeo aparece Esteve asegurando que el matrimonio de Shah y Joly entró en “tantas contradicciones durante el juicio que el juez se reía”. Esteve mantiene que solo se acusa a Desokupa de unas coacciones leves por las que serán absueltos y sostiene que dos trabajadores de la empresa fueron solo dos veces al domicilio de los afectados sin que abriera nadie la puerta. El director de Desokupa se desvincula del aborto sufrido por Joly Aktar a la que insulta llamándola “mentirosa”. Carga contra Gala Pin y Ada Colau por personar al Ayuntamiento como acusaciones particulares en un “tema que ni pincháis ni cortáis”.

El director de Desokupa muestra a la cámara una imagen del matrimonio, originarios de Bangladesh, y remarca: “Os voy a enseñar una foto de los catalanes (enfatiza el gentilicio) que mienten. ¿Qué os parecen?. Tienen una cara de decir la verdad que te cagas”. Les acusa de “chorizos y extorsionadores” y anuncia que comenzará a “crujir a denuncias” a medios de comunicación y entidades como el observatorio DESC.