Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud centraliza la detección precoz del cáncer hereditario

El ICS y el ICO despliegan un servicio único de genética clínica en tumores hereditarios

Un paciente oncológico se somete a un escáner en un hospital francés.
Un paciente oncológico se somete a un escáner en un hospital francés.

Los oncólogos y genetistas del Instituto Catalán de la Salud (ICS) y el Instituto Catalán de Oncología (ICO) se han conjurado para cercar el cáncer hereditario. Hasta la fecha, las unidades de genética para detectar este tipo de tumores o el riesgo de padecerlos estaban fragmentadas y mostraban diferencias según el código postal. El Departamento de Salud ha decidido ahora concentrar la experiencia y la especialización en un servicio único de genética clínica del cáncer para mejorar la igualdad de acceso en todo el territorio.

Los tumores hereditarios no tienen una incidencia elevada —alrededor del 5% en mama y colon, por ejemplo—, pero su diagnóstico precoz o la detección del riesgo aumentaría la supervivencia de los potenciales pacientes. “Hoy podemos aplicar nuevas técnicas de secuenciación genética para estudiar el material genómico del paciente e identificar las alteraciones genéticas que hacen aumentar de forma sustancial el riesgo de tener cáncer”, explica la doctora Judith Balmaña, jefa del Grupo de Alto Riesgo y Prevención del Cáncer del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO).

Las cifras del cáncer en Cataluña

Hombres. Los tumores más frecuentes son los de próstata, colorrectal y de pulmón.

Mujeres. El cáncer más común es el de mama, seguido del colorrectal y el de cuello de útero.

Cáncer de pulmón. Los expertos estiman que los tumores pulmonares serán los terceros con mayor incidencia en mujeres.

Envejecimiento. En 2025, el 37% de las mujeres diagnosticadas de cáncer tendrán más de 75 años. También el 40% de los hombres con alguna neoplasia en 10 años tendrán más de 75 años.

El problema es que, hasta ahora, cada territorio actuaba de forma autónoma y, dada la baja incidencia de casos, no había una masa crítica suficiente para generar un circuito de superespecialización entre los expertos. “Una sola unidad de consejo genético no podía tener todo el conocimiento y la experiencia que tiene este servicio”, explicó ayer el director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), David Elvira.

El nuevo servicio de genética clínica del cáncer, que se despliega dentro de la Red Oncológica de Cataluña, estará pilotado por dos hospitales del ICS (Vall d’Hebron y Arnau de Vilanova) y tres del ICO (L’Hospitalet, Girona y Badalona). Los cinco centros cubren el 70% de la población de Cataluña. El 30% de la población restante, que está bajo el área de referencia de otros hospitales ajenos al ICO y al ICS, también estará cubierto por este servicio de genética clínica porque, según Elvira, la Red Oncológica de Cataluña ya ha firmado convenios y acuerdos con otros proveedores para desplegar el sistema en todo el territorio.

A ojos del paciente poco o nada va a cambiar. Los médicos de atención primaria o cualquier especialista hospitalario que detecten un riesgo de cáncer hereditario por los antecedentes familiares, puede informar al equipo de genética clínica para realizar los correspondientes estudios genómicos personalizados y evaluar el riesgo real de forma individualizada. “Tenemos que saber a quién indicarle estos estudios genéticos, cómo detectar el riesgo y qué acciones médicas son las adecuadas para prevenirlo o detectarlo precozmente”, apuntó Balmaña.

Este nuevo modelo asistencial homogéneo permitirá, según Salud, eliminar las deficiencias de acceso a estas tecnologías, desplegar protocolos de actuación comunes, disponer de agendas especializadas de referencia en oncogenética pediátrica y en atención primaria e, incluso, un registro de datos clínicos y genéticos de las familias con cáncer hereditario en Cataluña.