Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Méndez de Vigo descarta que el desafío catalán afecte a los Juegos del Mediterráneo de Tarragona

El ministro visita las instalaciones que deben de acoger la competición, aun con carencias pese a que ya tuvo que ser aplazada un año

Méndez de Vigo en el campo del Nàstic.
Méndez de Vigo en el campo del Nàstic.

Íñigo Méndez de Vigo descarta que el agitado clima político que vive Cataluña tenga alguna afectación en la celebración de los Juegos del Mediterráneo que debe acoger Tarragona este verano y en los que se espera a 4.000 deportistas de 26 nacionalidades.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte ha visitado las instalaciones donde se ha previsto celebrar las competiciones y el Estadio del Nàstic de Tarragona, escenario de las ceremonias de inauguración y clausura, ha manifestado su confianza en el éxito de un evento que ya se tuvo que aplazar un año porque no estaban todos los equipamientos a punto. "En la vida hay tiempo para todo, un tiempo para la política y otro para el deporte", ha expresado el ministro, descartando que las tensas relaciones entre el Gobierno español y la Generalitat trasciendan a un evento que espera a 150.000 espectadores y que, según la organización, de manera directa o indirecta alcanzará a "490 millones de personas".

Méndez de Vigo, que ha hecho parte de su discurso en catalán y ha recordado su infancia veraniega en la vecina Coma-ruga, ha detallado en su visita a Tarragona que fue un "acierto" retardar un año la celebración de los Juegos, en lo que fue una decisión insólita en la historia de las citas deportivas de alcance internacional. La ayuda económica del Estado tardó en concretarse pero finalmente superará los 15 millones de euros, entre financiación de infraestructura y aporte en publicidad, y se suman al espaldarazo inversionista que han supuesto las exenciones fiscales para los patrocinadores de la prueba. "Estoy convencido de que vamos a terminar las obras a tiempo", ha apuntado el ministro para atajar la incertidumbre que pesa sobre algunos de los escenarios donde deberían competir los atletas, caso de la piscina olímpica o del palacio de deportes.

El alcalde de Tarragona, Josep Félix Ballesteros, ha puesto de relieve que los Juegos van a tener un impacto más allá de las dos semanas de competición, del 22 de junio al 1 de julio, dado que, asegura, los Juegos dejan "un legado" en la ciudad en forma de infraestructuras y de otros intangibles como el "turismo deportivo".

Preguntado sobre el papel de mediador entre la Generalitat y Mariano Rajoy que trata de arrogarse el presidente del Parlament, Roger Torrent, Méndez de Vigo se ha limitado a señalar que no tiene constancia "de que la carta del presidente del Parlament haya llegado a Moncloa". El ministro ha atajado el tema apuntando que las funciones del máximo representante de la Cámara catalana se limitan a "resolver los temas internos" del Parlament.

Íñigo Méndez de Vigo ha sido acompañado por el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Ramón Lete, y por el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo.

Más información