Rebuscando en los cajones y en la memoria

‘Universal i Faraona’, el último documental de Ventura Pons reivindica las figuras del Gato Pérez, Pepe Rubianes y Ocaña

Carles Flavià y Sisa en una charla recogida en el documental 'Universal i Faraona'.
Carles Flavià y Sisa en una charla recogida en el documental 'Universal i Faraona'.

No esconde el director de cine catalán Ventura Pons que busca "nuevo" material para sus películas a  base de revolver en los cajones y cajas que ha guardado toda su vida.Ese ha sido el origen del último de sus trabajos, el documental Universal i Faraona. Todo un remember de personajes clave por una visión rompedora de la Barcelona que vivieron: Ocaña, el Gato Pérez y Pepe Rubianes. Aunque la película no va de la ciudad, sino de esos tres personajes contados de diferentes formas. “Los tres fueron iconos de una Barcelona universal y la hicieron faraona en un tiempo muy especial, los setenta, en la salida del franquismo. Reivindico esa memoria y por eso vuelvo sobre los temas y también los personajes”, comenta Pons. Con lo que ya se puede apuntar que habrá más entregas.

Recuerda a Ocaña a través de una conversación entre su hermano gemelo, Jesús Pérez Ocaña, con Ignasi Millet, otro personaje y amigo de Pons que protagonizó Ignasi M, otra de sus películas. Una conversación que solo se ve salpicada por alguna imagen histórica de Ocaña en la que se levanta las faldas mostrándose desnudo por La Rambla. Una charla en la que Pérez Ocaña, sindicalista y ácrata, cuenta cómo y por qué decidió traerse a Barcelona a su hermano desde Andalucía, donde en más de una vez le sacó de líos, algunos de amores. Cuenta que ya desde que llegó a la ciudad se instaló en la plaza Reial: “tiempos explosivos en los que había muchos travestis y homosexuales que no se atrevían a salir del armario. En cambio, mi hermano se levantaba la falda por la calle y enseñaba el culo”. Tiempos, también, de tremendas juergas en el piso de Ocaña, recuerda Millet.

Pons recupera material de su película Ocaña (1978) y una famosa performance en la que canta a la virgen de la Macarena en una singular procesión de la imagen por algunas calles del barrio Gótic de Barcelona. El gemelo de Ocaña –el artista falleció en 1983 por las complicaciones que tuvo tras un accidente con una bengala que le provocó graves quemaduras - se refiere al reconocimiento de la obra artística de su hermano que se sirvió de la pintura para reivindicar la homosexualidad: “lo curioso es que mi hermano fue pintor de brocha gorda durante un tiempo para ganarse la vida”.

El personaje del Gato Pérez, el músico de origen argentino que falleció en 1990, es abordado por una larga conversación entre dos artistas que le conocieron bien: Carles Flavià –fallecido hace casi dos años- y Jaume Sisa. “Buscando cosas encontré una caja con una grabación de 47 minutos de la charla de los dos que registré para preparar un documental del Gato. Para ese documental apenas utilicé dos o tres minutos. Al revisarlo, creí que la conversación daba de sí para Universal i Faraona”, explicaba Ventura.

La charla en cuestión tuvo lugar después de una larga –y regada- comida, en el bar El Raval, de Lucila, la compañera de Flavià, que bajó sus persianas hace casi dos años. Solos en la barra con un par de copas, Flaviá y Sisa evocan el carácter y la personalidad del Gato y su descubrimiento y enamoramiento de la rumba gitana. Uno de los momentos más impactantes de la conversación es cuando Flavià se apuesta 50 euros con Sisa a que éste es el primero que morirá. Socarrón, Sisa, que no acepta el reto, le dice: “Tú lo que quieres es que me muera yo antes para venir al funeral y montar un número”. Las hijas del Gato, Clara y Jessica, recuerdan cómo era la vida familiar y, sobre todo, el ambiente de juerga con los músicos. El documental va intercalando música, como la rumba catalana de Los Manolos o una actuación de Moncho.

La parte de la cinta de Rubianes es inédita: son imágenes de los viajes del humorista a África que guardaba su hermana Carmen y que ésta le entregó al cineasta tras la muerte del artista, fallecido en 2009. Un pletórico Rubianes riéndose de sí mismo y del mundo, estirado en una tumbona -"el merecido descanso de todo trabajador"- o bromeando con niños. Rubianes auténtico.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS