Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EMT

El gerente de la EMT, investigado por suplantar al Consorcio en Twitter

El responsable de la empresa municipal usaba sin permiso el logo y la imagen de la entidad que gestiona los transportes en la Comunidad de Madrid

El gerente de la EMT, Álvaro Fernández Heredia, en Madrid.
El gerente de la EMT, Álvaro Fernández Heredia, en Madrid.

El gerente de la EMT, Álvaro Fernández Heredia, ha sido llamado por un juzgado de Madrid en calidad de investigado por haber, supuestamente, suplantado la cuenta no oficial de Twitter del Consorcio Regional de Transportes. Fernández, según fuentes de la consejería que encabeza Rosalía Gonzalo, respondía a los usuarios como si fuese el organismo oficial y usaba "sin permiso el logo y la imagen" de la entidad que gestiona los transportes públicos en la Comunidad de Madrid. El Gobierno regional denunció lo que estaba ocurriendo a la policía y esta puso el caso en manos de la fiscalía, que se lo pasó el juez.

La Consejería de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, según desvela hoy EL PAÍS, utilizaba en Twitter una cuenta no oficial, @crtmadrid, para hacer sus comunicaciones. En ella se reproducía el logo de la entidad. Sin embargo, según fuentes del Gobierno regional, en la cuenta comenzaron a aparecer respuestas que "no se correspondían con la realidad". "Los usuarios preguntaban y alguien les respondía, algunas veces de forma errónea, como si fuese el consorcio regional", señalan.

Delitos con hasta cuatro años de prisión

El hecho de acceder a una cuenta personal o a un perfil de una red social (tipo Facebook o Twitter), tras haber robado las contraseñas o las cuentas, supone la comisión de un delito de lesión de la privacidad, por lo que se considera una forma de revelación de secretos. Esta forma de suplantación está tipificada en el artículo 197 del Código Penal, que recoge penas de prisión de uno a cuatro años y multas de 12 a 24 meses. La cuantía de esta última sanción pecuniaria depende de la capacidad económica del condenado.

Si para acceder a estos perfiles el usurpador ha dañado algún sistema informático o ha robado las contraseñas del usuario, se le puede considerar autor de un delito de daños a redes, soportes o sistemas informáticos. Este se encuentra recogido en el artículo 264 del Código Penal, que estipula penas de prisión de seis meses a tres años.

El artículo 274 castiga también con hasta tres años de prisión a la persona que reproduzca o imite un signo distintivo si es idéntico o confundible al registrado por una empresa.

El Consorcio de Transportes puso entonces el caso en manos de la policía, que tras una investigación en las redes determinó que la identidad del usuario que respondía como si fuese el organismo público se correspondía con la del gerente de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), Álvaro Fernández Heredia.

La policía, siempre según la Consejería de Transportes, trasladó el asunto a la fiscalía y esta, de oficio, al juez. Según el Gobierno regional, Fernández Heredia ha tenido que declarar ya en calidad de investigado (antigua figura de imputado). Está acusado de haber vulnerado la ley de propiedad intelectual al usar, supuestamente, el logo y la imagen del Consorcio para responder a los usuarios, "lo que creó una enorme confusión", según el Gobierno regional.

La citada cuenta de Twitter ha sido cerrada. La red social no da ninguna explicación al respecto y solo ofrece información genérica sobre por qué se clausuran determinados perfiles. Hace referencia a la "necesidad de mantener un entorno seguro para los usuarios" de Twitter y de su "derecho a suspender las cuentas que incumplan las reglas". Mencionan también entre los motivos para una clausura que se usen para hacer spam, riesgos para la seguridad o "comportamientos abusivos".

El Consorcio Regional de Transportes es una entidad pública que depende de la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid. Su consejo de administración está formado por representantes del Gobierno regional, municipios adheridos (el más importante es el de Madrid), la Administración del Estado y diversas entidades, como operadores privados de transporte, sindicatos y asociaciones de usuarios y consumidores. Gestiona las principales líneas de autobuses urbanos e interurbanos, Metro de Madrid y Cercanías de la región.

El gerente de la EMT, investigado por suplantar al Consorcio en Twitter

Ayer, este periódico intentó sin éxito hablar con Fernández Heredia. El gerente prefirió no contestar a los mensajes y llamadas de este periódico, y tampoco a las preguntas registradas en el gabinete de prensa del Consistorio.

Heredia controla la EMT desde finales de septiembre de 2015, nombrado por la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, por el que percibe un sueldo de más de 92.000 euros brutos al año. Es doctor ingeniero de caminos, canales y puertos y tiene 35 años. Participa habitualmente en Twitter con su perfil oficial (@Transxte), en el que suele comentar temas de movilidad y difundir novedades de la empresa municipal que dirige. A lo largo de su carrera, según su perfil en LinkedIn, ha "colaborado en proyectos de investigación orientados a la movilidad ciclista, evaluación de los costes sociales del transporte, evaluación de políticas de transporte y procesos de gobernanza en el transporte".

La EMT durante su dirección ha apostado por renovar el parque de autobuses e impulsar el servicio BiciMad, que se remunicipalizó a finales de 2016. La compra de esta sociedad por 10,5 millones de euros más IVA ha sido cuestionada por la oposición municipal, aunque el gobierno de Carmena y el propio Heredia defienden este servicio como fundamental para la ciudad.

En agosto de 2017, Fernández Heredia anunció haber llegado a un acuerdo con el Consorcio para la integración de BiciMad en la tarjeta de transporte. No obstante, han sido varios los desencuentros del gerente con el Consorcio. En agosto, en una entrevista a EL PAÍS, Heredia adelantó su intención de permitir el pago con tarjetas de crédito para la compra de billetes en los autobuses. Pero criticó a la Comunidad por impedir el lanzamiento del billete combinado de bus y metro y por no favorecer el incremento de las líneas en la ciudad. "No lo entendemos. Hemos reclamado más inversión", dijo entonces el gerente.

Uno de los redactores del programa de Ahora Madrid

Álvaro Fernández Heredia sustituyó a Rafael Orihuela en la dirección de la Empresa Municipal de Transporte (EMT) en el primer año de gobierno municipal de Manuela Carmena. Ingeniero de caminos, canales y puertos, Heredia es sobre todo experto en políticas de movilidad ciclista. Es socio fundador y director de CambiaMO, cooperativa dedicada a la asesoría, consultoría y difusión de temas relacionados con la planificación territorial, la movilidad y el urbanismo, según se desprende de su perfil oficial en la página web del Consistorio. Además, fue uno de los redactores del programa electoral de Ahora Madrid, coalición en la que participan Podemos, Equo, Izquierda Unida y Ganemos. Así resulta en un manifiesto de la propia coalición contra el Ministerio de Hacienda, que firmó también una actual asesora de la EMT y otros ingenieros fundadores de Hécate, una sociedad contratada por el equipo municipal para impulsar la participación.

Heredia acompañó el gobierno de Carmena en algunas polémicas contra el Consorcio Regional del Transportes, que depende de la Comunidad de Madrid. Pocos meses después de llegar a la gerencia de la EMT, Fernández Heredia criticó al Gobierno regional por congelar el presupuesto para el transporte. Antes del verano de 2016, la propia alcaldesa, Manuela Carmena, propuso recuperar parte de las acciones de Metro cedidas en los años anteriores. Y siempre en esos meses, el gobierno local y Heredia reclamaron a la Comunidad más servicio y la creación de nuevas líneas.

Heredia controla una empresa que cuenta con una flota de 1.900 autobuses y opera 204 líneas. Durante su gestión, ha impulsado la renovación de la flota de autobuses de la capital, con la inclusión de la primera línea 100% eléctrica, y la apuesta por políticas dirigidas a reducir el impacto medioambiental del transporte público.