Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andrea Carballo, octavo asesinato machista en la Comunidad Valenciana en 2017

El Gobierno confirma como violencia de género la muerte de la joven en la colisión del turismo que conducía su expareja contra una gasolinera en Benicàssim

Familiares asisten al funeral de Andrea Carballo, asesinada por su expareja. Ampliar foto
Familiares asisten al funeral de Andrea Carballo, asesinada por su expareja.

Es un caso de violencia de género. Con la confirmación dada por el Gobierno sobre la muerte en la víspera de Nochebuena de Andrea Carballo, la joven de 20 años se convierte en la octava víctima por asesinato machista en la Comunidad Valenciana el pasado año. Vila-real, la localidad castellonense donde residía, ha decretado tres días de luto oficial y guardará este martes varios minutos de silencio en señal de repulsa. Andrea Carballo murió hace algo más de dos semanas, el 23 de diciembre, en una brutal colisión contra una gasolinera en Benicàssim (Castellón). Iba en el coche junto a su expareja, Víctor Llorens, de 29 y también muerto en el choque. Le había denunciado días antes por malos tratos y estaba siendo investigado por tres delitos de lesiones contra la joven.

Llorens había sido condenado ya en 2013 a trabajos en beneficio de la comunidad por maltratar a una pareja anterior, a la que en una ocasión dio una bofetada cuando volvían de una fiesta y en otra amenazó. Tenía decretada desde el pasado 15 de diciembre –el mismo día en el que se interpuso la querella en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Vila-real- una orden de alejamiento de 200 metros de Andrea, con la que tampoco podía comunicarse por ninguna vía. La mañana del 23 de diciembre se la saltó. Ella acababa de cumplir 20 años y ultimaba una fiesta con sus amigos para esa misma noche.

La investigación policial confirmó que Andrea Carballo fue abordada en una calle de Vila-real por su expareja, mientras esperaba a una compañera para ir a trabajar a un almacén de cítricos. También que fue forzada a entrar en el coche que pocos minutos después, y tras un trayecto de poco más de 20 kilómetros conducido por Llorens, acabó calcinado tras colisionar contra una estación de servicio en Benicàssim.

Desde esa fecha y tras varias reconstrucciones de los hechos por parte de Guardia Civil y Policía Nacional, estaba en manos de la justicia concretar la intencionalidad o no de lo ocurrido. Ratificar la línea de investigación policial, que apuntó desde un primer momento, y dados los antecedentes de Víctor, hacia la hipótesis de un caso de violencia de género.

La investigación del caso se había unificado recientemente en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Vila-real, según informó a EL PAÍS el fiscal jefe de Castellón, José Luis Cuesta. La Delegación del Gobierno para la Violencia de Género ha confirmado ahora la muerte de Andrea Carballo como un caso de violencia de género. Lo ha hecho tras recibir todos los informes realizados, entre ellos, el de Tráfico, que se llevó a cabo en el lugar del accidente mortal, según fuentes de la Delegación del Gobierno.

En el ayuntamiento de Vila-real, localidad donde vivía la joven, las banderas ondean a media asta desde la tarde noche de este lunes, tras la confirmación oficial dada por el Gobierno. El consistorio ha convocado además para este mediodía una concentración donde se guardarán tres minutos de silencio en recuerdo de la víctima y para mostrar la condena unánime de la ciudad a la violencia machista, ha señalado en un comunicado el alcalde, José Benlloch.

Media hora antes está previsto un pleno extraordinario para decretar tres días de luto oficial por este asesinato machista. Desde hoy y hasta el próximo jueves, todos los actos públicos quedan suspendidos. El pasado domingo las calles de Vila-real albergaron una manifestación convocada por familiares y personas cercanas a Andrea Carballo pidiendo "justicia" por la joven fallecida y que concluyó en la plaza Mayor con la lectura de un manifiesto contra la violencia de género.

Con la muerte de Andrea, son ocho las víctimas por violencia de género registradas en la Comunidad Valenciana durante el pasado 2017, más una menor de dos años supuestamente degollada por su padre en la localidad valenciana de Alzira, según han recordado desde la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. En España, son 49 las mujeres muertas víctimas de la violencia machista durante 2017.

Más información