Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Clásica

Orgía de viento

El organista Daniel Oyarzábal y el trompetista Manuel Blanco forman un dúo espectacular. La fuerza del viento toma el Auditorio Nacional

Manuel Blanco.
Manuel Blanco.

A lo mejor pueden sonarles poco exóticos los apellidos de los intérpretes que estarán el sábado en el Auditorio Nacional dando lo mejor de sí mismos. Pero desde hace mucho tiempo se ha demostrado que no hace falta tener un apellido con muchas consonantes y que casi se salga del DNI para llegar a lo más alto. El sábado que viene tendremos la suerte de tener a dos maravillosos instrumentistas de nuestro país ofreciendo uno de esos conciertos matinales del Bach Vermut que el Centro Nacional de Difusión Musical ha convertido en una verdadera bomba y en una propuesta contracorriente a precio de cerveza en un gastrobar de Chamberí. El organista de cabecera de la Orquesta Nacional de España y su maravilloso solista de trompeta les prometen una mañana de música del más alto nivel. Y seguro que cumplen.

Aunque el ciclo ya tiene bastante recorrido, debemos aclarar que no es solo Bach lo que se interpreta en estos conciertos. De hecho, en este caso el programa de Oyarzábal y Blanco arranca con la hermosa revisión de Bach sobre el Concierto en la menor de Vivaldi, pero sigue surcando los siglos y las naciones hasta llegar al siglo XX. Los que piensen que el órgano es un instrumento acompañante y sacro, tienen aquí una revelación en forma de recital para redescubrirlo de la mano de un intérprete riguroso y exquisito. Más aún si se acompaña de un trompetista laureado como el manchego Manuel Blanco, cuidadoso músico lleno de fuerza que sabe sacar de la trompeta la fortaleza pero también una dulzura inaudita.

En la cita de este sábado a las 12.30 nos espera no solo la arquitectura efímera perfecta de Bach, sino también el equilibrio de Martini, la rigidez de Leopold Mozart, el encanto romántico de Dupré, la pomposidad imperial de Strauss y un diálogo, sencillo y rompedor, de Zbinden. Un compositor que sigue vivo, y que acaba de cumplir 100 años.