Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aeropuerto de Castellón cierra 2017 con 144.000 pasajeros, un 36% más

La base gana viajeros pero se aleja del reto de los 175.000 previstos hace un año por la suspensión de vuelos de Ryanair

Las instalaciones del aeropuerto de Castellón.
Las instalaciones del aeropuerto de Castellón.

El aeropuerto de Casstellón gana en pasajeros (un 36%) y en movimiento de aeronaves (un 25%) pero ha despedido el año con la incertidumbre sobre el futuro de algunas de sus rutas y por debajo de los 175.000 pasajeros que preveía atraer hace un año, según las expectativas del exdirector de la infraestructura, Alexander Schroll, doce meses atrás.

La base de Vilanova-Benlloch ha cerrado 2017 con un balance de 144.221 pasajeros, lo que supone un incremento del 36% respecto a las cifras de 2016, cuando se contabilizaron 105.924 usuarios. Los movimientos de aeronaves han aumentado en un 25%, al registrar 1.603 frente a los 1.279 de 2016, según han informado el director general de la empresa pública Aerocas, Joan Serafí Bernat, y la directora de Edeis-Aeropuerto de Castellón –la compañía francesa que explota la base- Ivana Guinot, en la reunión que han mantenido este martes para hacer balance del ejercicio 2017 y analizar la evolución del tráfico.

El récord mensual se alcanzó en mayo con 18.215 pasajeros y 171 movimientos, coincidiendo con la operativa chárter que posibilitó la llegada de más de 4.000 turistas austríacos a la provincia de Castellón.

Tanto Aerocas como Edeis coinciden en que el desarrollo del tráfico comercial y el incremento de las cifras de pasajeros constituyen el eje principal del aeropuerto, sin renunciar a otras vías paralelas de negocio para diversificar la actividad. Entre ellas destacan el contrato alcanzado por Edeis con la escuela de pilotos para la instalación de un hangar de mantenimiento de su flota, integrada por una veintena de avionetas. Por otra parte, la nueva certificación obtenida posibilita operar aeronaves de mayores dimensiones, de clave E –de 65 metros de extremo a extremo, con lo que la base abarcará prácticamente todo el abanico de aviones comerciales- así como utilizar el aeropuerto, en régimen de uso restringido, fuera del horario operativo.

El buen sabor de boca que deja el volumen de tráfico de viajeros respecto a 2016 o la puesta en marcha de la nueva ruta a la ciudad polaca de Poznan desde el pasado noviembre, operada por Rynair y que prevé atraer a 30.000 pasajeros al año, contrasta con la pérdida de la línea a Bristol activa de marzo a octubre y que asumirá Manises y con las dudas sobre otros dos destinos que cosían la provincia con Europa. La compañía irlandesa low cost decidió suspender la ruta de invierno a Sofía (Bulgaria), y aunque ésta retomará los vuelos a partir de marzo, el parón ha obligado a reformular “a la baja” las previsiones en cuanto al número total de viajeros. Hace un año tanto Aerocas como Edeis hablaban de alcanzar en 2017 los 175.000 pasajeros. Una cifra que finalmente se ha quedado en 144.000.

Negociaciones con Blue Air

Las negociaciones siguen también con Blue Air, encargada de unir Castellón con Bucarest. La compañía de bajo coste rumana con la que opera esta línea anual ha suspendido la venta de billetes a partir del 7 de enero alegando una reprogramación de la ruta, según han señalado desde Aerocas. La entidad ha añadido que Blue Air sí ha reactivado la comercialización de vuelos entre junio y septiembre, aunque está por ver la continuidad de este destino más allá del próximo otoño.

Por su parte, Joan Serafí Bernat ha destacado el “firme apoyo” del actual Consell al aeropuerto y ha citado como ejemplo de este respaldo la operación contable para capitalizar la deuda que arrastraba Aerocas con la Generalitat, “generada por anteriores gobiernos autonómicos, para restablecer el equilibrio económico de la sociedad pública”.

Bernat ha incidido en que esta operación de saneamiento “no supone ningún desembolso en efectivo por parte de la administración autonómica ni un incremento de la deuda” y garantiza el desarrollo de la actividad de la entidad “y, por extensión, del aeropuerto de Castellón”. También ha subrayado la aportación aprobada por el Consell de 9,3 millones de euros al capital social de Aerocas.

Desde la entidad han mencionado por otro lado entre los logros que deja 2017 la activación del plan estratégico del aeropuerto, que marcará la hoja de ruta de la infraestructura “al definir elementos clave como el enfoque comercial, los potenciales clientes o el desarrollo de la Zona de Actividades Complementarias”. También la “intensa labor” para abrir nuevos mercados y para acercar el aeropuerto a la sociedad y conectarlo con el territorio con acciones como el proyecto cultural ‘Sala 30’ o la iniciativa divulgativa L'aeroport al col·le.

Más información