Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

140 años reflejando el arte catalán en la Parés

La sala celebra aniversario y nueva etapa con una exposición sobre su historia

Un aspecto de la exposición de la sala Parés.
Un aspecto de la exposición de la sala Parés.

Es la galería de arte con la trayectoria más larga de España y una de las más antiguas del mundo que sigue en activo, sin haber interrumpido nunca sus actividades. La fundó en 1877, en el corazón del barrio gótico de Barcelona, Juan Bautista Parés, quien tuvo el valor de reconvertir el consolidado negocio familiar de estampas, marcos y materiales para pintores, en una galería de arte, adentrándose en un territorio hasta entonces del todo desconocido. 140 años después en el edificio donde empezó su andadura, el actual director Joan Anton Maragall celebra esta longeva trayectoria y la nueva fase marcada por su unificación con la galería Trama, con la exposición Memoria 140 años,comisariada por Sergio Fuentes, y abierta hasta el 13 de febrero.

La muestra, que se divide en tres grandes etapas, reúne obras de los grandes representantes del arte catalán y se centra en los primeros 110 años de historia de la galería. "La selección de obras abarca hasta 1988 cuando la Parés se abre a las nuevas tendencias del arte contemporáneo, que ya ha rebasado los límites de las disciplinas tradicionales, llevando a cabo una gran remodelación arquitectónica que le permite introducir fotografía, instalación y videoarte", explica Maragall, indicando que todos los autores representados han sido en su momento artistas de la galería, aunque, por razones de espacio, no todos los que han sido importantes están presentes.

La primera etapa reúne obras de los artistas que protagonizaron las primeras monográficas de la sala como Eliseu Meifrén y Josep Cusachs. "Los cuadros de Cusachs, especializado en temática militar, se convirtieron en objetos ansiados por la burguesía catalana de gusto aristocrático. A raíz de su primera muestra en 1889 se convirtió en una de las firmas más cotizadas del mercado barcelonés y siguió exponiendo regularmente hasta su muerte", recuerda Maragall, que dirige la sala desde 1990. En este bloque se expone la primera tela que Ramon Casas presentó en la Sala Parés en 1882, pintada cuando tenía tan solo 16 años.

Casas, Rusiñol y Clarasó son los protagonistas de la segunda etapa. "De ellos Rusiñol fue el primero en exponer en la Sala Parés. En 1879 presentó Interior de un taller, luego expuso paisajes de forma regular y a partir 1891 se centró en los patios de Sitges, como el que se exhibe junto con un Jardín de Granada", indica Maragall. El comisario ha seleccionado también dos Julias, los retratos de Casas, de su modelo, amante, y finalmente esposa. Esta fase se concluye en 1925 con la adquisición de la galería por parte de los hermanos Joan Anton y Raimon Maragall que modernizan la sala adecuándola a los modelos de gestión europeos y plantean una línea estética mucho más definida, basada en la figuración. "En esta época se empiezan a firmar contratos de exclusividad con los artistas", recuerda Maragall, destacando que, para este periodo, el comisario ha decidido exponer sólo la veintena de artistas ya fallecidos como Josep de Togores, Josep Mompou, Josep Amat, Miquel Villà y Josep Roca Sastre.

"La Sala Parés se dedica plenamente al arte del siglo XXI y estamos convencidos de que la concentración de esfuerzos contribuirá a la calidad de las propuestas”, comenta Maragall de la fusión con la galería Trama, que ha dejado de existir como tal pero conserva su espacio. “Seguiremos trabajando tanto con pintores figurativos como abstracto y también con creadores que utilizan medios como escultura, fotografía e videoarte y exploraremos cada vez más propuestas interdisciplinares", concluye el galerista.

 

Fusión con la vecina Galería Trama

Además de celebrar el aniversario de su creación, la Sala Parés da comienzo a una nueva etapa que se caracteriza por la fusión con la Galería Trama. Abierta en 1991 en el mismo carrer Petrixol, justo en frente de la casa madre, Trama nació para promover la obra de los artistas contemporáneos. "Por aquel entonces era difícil compatibilizar según qué obra actual con la de la mayoría de pintores de la galería histórica. Sin embargo durante estos 26 años ha mantenido un estrecho diálogo con la Sala Parés, contribuyendo al enriquecimiento y actualización de sus propuestas", asegura Maragall, explicando que la Parés ha evolucionado y la diferencia entre las líneas de las dos galerías ha dejado de ser significativa. Por ello desde el pasado noviembre las dos se han unificado y Trama ha dejado de existir.