Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marionetas contra el acoso escolar

La obra 'Una segunda oportunidad' se representa en los colegios madrileños para enseñar a los pequeños a combatir el 'bullying'

Dévora Sancho (izquierda) y Nuria Ponce sostienen a Dani y Eva, dos de los personajes de 'Una segunda oportunidad'.
Dévora Sancho (izquierda) y Nuria Ponce sostienen a Dani y Eva, dos de los personajes de 'Una segunda oportunidad'.

“Silencio y mucha atención, que comienza la función”. La voz que resuena por los altavoces no consigue acallar a los en torno a 90 alumnos de Primaria que se agolpan, nerviosos e inquietos, en el salón de actos del colegio público Pérez Galdós, de Leganés, en una jornada prenavideña. Su curiosidad se agita cuando salen al escenario dos mujeres vestidas de negro, pero lo hará mucho más cuando vean cómo sobre el escenario consiguen hacer hablar a una botella, un pájaro y una oruga, algunos de los personajes de la obra de títeres Una segunda oportunidad, que se representa en su cole.

Los protagonistas, un chico y una chica de gomaespuma, pero también animales y objetos, se enfrentan primero a cuestiones sobre el reciclaje, que tiene un paralelismo con el acoso escolar, ya que, según defienden los personajes, tanto las botellas usadas como los acosadores merecen una segunda oportunidad. “Que los personajes sean títeres, y además tan curiosos, es una puerta para abrir el inconsciente de los niños”, explica Dévora Sancho, una de las dos integrantes de la compañía Mágica Mente Mutante, responsable del espectáculo. “Los alumnos pueden mirar en su interior con mucha más libertad, porque los títeres son representaciones de las emociones”, confirma Nuria Ponce, la otra titiritera.

Eva y Dani, dos de los personajes de la obra. ampliar foto
Eva y Dani, dos de los personajes de la obra.

Así, en el escenario aparece primero Eva, una chica con el pelo verde que charla con Svarov, una botella abandonada en un parque que quiere ser reciclada. “Recuerda las tres erres, reducir, reciclar y reutilizar”, se desliza entre el texto. El público es interpelado constantemente: “¿En qué podría convertirse Svarov si la reciclaran?”, preguntan. “En vaso”, dice un niño. “En jarrón”, grita otro. En este punto, los pequeños están completamente metidos en la historia. Luego sale Huga la Oruga, muy triste porque anda muy lento, y Dani, un chico que ejerce el papel de abusón. “Si recoges basura del suelo eres una... ¡basurilla!”. El personaje pretende robarle el bocadillo a Eva, y pide al público que la insulte; unos participan, otros no. Un nuevo personaje, Crowd, un pájaro dicharachero, hace el papel de mediador y enseña a ambos jóvenes a llevarse bien.

“Siempre hemos estado muy sensibilizadas con la educación en valores y con este tipo de obras pedagógicas”, explica Sancho. “Es una temática que cada vez interesa más en los colegios”, confirma Ponce. La obra, con guion y personajes elaborados por ellas mismas, se estrenó el pasado septiembre. Desde entonces, la han representado en 12 colegios de la Comunidad de Madrid, y ya tienen actuaciones previstas en centros educativos y asociaciones para 2018. Dévora Sancho explica el origen de la función: “Se me ocurrió porque la hija de una amiga, que tiene el pelo muy rizado, sufría problemas de acoso escolar con tan solo siete años. Le hacían la vida imposible. De ahí surgió el punto de partida”. Los títeres, el teatro y el arte, dice, pueden ayudar a resolver estos conflictos. “La prueba es que la niña que inspiró la obra luego fue escogida para participar en los ensayos del musical El Rey León. Ahí se dio cuenta de que no pasa nada por ser diferente”, señala Sancho.

Los responsables del colegio público Pérez Galdós, de Leganés, se muestran muy concienciados con la temática de la función. “El acoso es un tema muy candente, estamos muy sensibilizados y nos parece muy pertinente”, explica Miguel Martínez, director del centro educativo. El docente dice que en el colegio no se han dado hasta la fecha casos graves de bullying, “por eso es muy importante trabajar en la prevención, como hace esta obra, para evitar que se convierta en algo más difícil de resolver”. Ana Rodríguez, la jefa de Estudios, apunta que el acoso escolar se ha tratado en distintos talleres con el Ayuntamiento de la localidad, y explica que Una segunda oportunidad es un complemento perfecto. “Después de la obra, los alumnos se llevan una guía didáctica donde tienen ejercicios sobre educación en valores, buen trato y medio ambiente para que no se les olvide todo lo que han aprendido”.

La función se representó en el colegio Pérez Galdos, en Leganés. ampliar foto
La función se representó en el colegio Pérez Galdos, en Leganés.

Rodríguez añade que la sugerencia de acoger la función surgió de la Asociación de Madres y Padres (AMPA) del centro educativo leganense. Lo confirma Rosa, madre de un alumno del colegio y miembro del AMPA: “Silvia, otra madre, vio la obra en un centro cultural e insistió mucho para que la trajéramos. Nos ha encantado”, dice. “Los títeres son muy originales y les llaman mucho la atención a los niños, así que es más fácil que atiendan al mensaje”, añade Rosa.

Al final de la obra, Dani descubre que se puede ser más feliz siendo amigo de los demás que insultándolos; Huga la Oruga se convierte en una grácil mariposa, mientras que la botella Svarov disfruta de una fiesta en el contenedor para el vidrio reciclado. Y es que, al final, todos merecemos una segunda oportunidad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información