Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos se rebelan contra el pacto valenciano de aperturas en festivos

El acuerdo fijaba que Valencia y Alicante abrieran 38 días en lugar de 63 como ahora

Un comercio en el centro de Valencia.
Un comercio en el centro de Valencia.

Los sindicatos CCOO y UGT se han rebelado este martes contra el acuerdo de apertura en días festivos alcanzado un día antes en el Observatorio del Comercio de la Comunidad Valenciana. Las centrales sindicales han tildado de "pantomima" un acuerdo que contempla que el número de aperturas en esta clase de jornadas en Valencia y Alicante pasarán de 63, es decir, todos, a 38.

Comisiones Obreras y UGT consideran que las aperturas pactadas no responden a una necesidad, no generan empleo de calidad y perjudican la conciliación familiar. Y han afirmado no entender por qué para que los festivos aperturables se reduzcan en ocho municipios, en todos los demás de la Comunidad Valenciana se deba permitir abrir uno más.

En un comunicado conjunto, ambos sindicatos han lamentado que en la reunión del Observatorio "se ignoró otra vez" su opinión y no se produjo ninguna votación —la Generalitat informó de que el acuerdo se había aprobado por aclamación— y que sus organizaciones dejaron "claro y patente" que estaban en contra de ese pacto. CCOO y UGT han indicado no estar dispuestos a que se les utilice porque ni habían presentado propuestas ni habían pedido "nada" para abstenerse, y han instado a explicar "qué interés existe en tergiversar los hechos".

El acuerdo alcanzado el lunes por los representantes de grandes superficies, supermercados y pequeño comercio, tiene todavía que ser ratificado por escrito por los miembros del observatorio. La Generalitat había avanzado que no aprobará un acuerdo que no sea por unanimidad, algo que ahora parece improbable.

El pacto que viene a sustituir a la liberalización que en la etapa del PP se introdujo en cinco zonas de Valencia y en toda la ciudad de Alicante, contempla, además, la apertura de los comercios 40 días entre el 15 de junio y el primer domingo de enero (después de Reyes) en Finestrat, Torrevieja, Alborache, L'Alfàs del Pi, Benissa costa, Orihuela costa y Pilar de la Horadada costa.

En el resto de la Comunidad Valenciana se abrirán 11 días, en tanto que el año próximo, mientras no cambie la ley, serán diez días de apertura (7 de enero, 18 de marzo, 1 de abril, 1 de julio, 25 de noviembre y 2, 8, 16, 23 y 30 de diciembre).

Ambos sindicatos consideran que estas aperturas "no responden a una necesidad, no generan empleo de calidad y perjudican la conciliación de vida personal, laboral y familiar de los trabajadores y trabajadoras del sector", y van en perjuicio del pequeño y mediano comercio. Y advierten que no están dispuestos a renunciar al derecho a agotar las vías judiciales en estas cuestiones, y avanzan que continuarán pronunciándose en contra de las aperturas de los comercios en domingos y festivos.

Antes de que se conociera la postura de los sindicatos, el acuerdo había sido celebrado desde el Consell y el Ayuntamiento de Valencia. La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, había manifestado la satisfacción del Gobierno autonómico ante la solución de un "problema embarrado" por la "normativa del PP". Y el consejero de Economía, Rafael Climent, había opinado que cerraba un largo "conflicto" y permitía concentrar la atención en problemas más importantes.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, había considerado que el acuerdo, que todavía debía ser trasladado al ámbito local, permitía al pequeño comercio "levantar cabeza" frente al grande y favorece la conciliación familiar de los empleados de las grandes superficies.

Más información