Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco Mundial propuso al Canal la compra de Inassa

La venta, controlada por la banca Rotschild, se aprobó en el consejo de administración de la empresa pública y en el consejo de gobierno

Declaracion de Juan Pablo López Heras, apoderado mancomunado de Canal Extensia en 2001 en la comision de investigacion sobre corrupcion de la Asamblea de Madrid.
Declaracion de Juan Pablo López Heras, apoderado mancomunado de Canal Extensia en 2001 en la comision de investigacion sobre corrupcion de la Asamblea de Madrid.

El exsubdirector de Nuevos Negocios del Canal de Isabel II e impulsor de la compra de Inassa (investigada en el caso Lezo), Juan Pablo López Heras, ha explicado hoy ante la comisión de investigación sobre corrupción política de la Asamblea de Madrid que esta adquisición formó parte de la política de expansión de la empresa. El Canal recibió la proposición para participar en la operación desde el Banco Mundial, que conocía sus deseos de diversificar el negocio. 

Fue una “operación magnífica”, ha descrito López Heras, porque se trató de "una de las iniciativas más ventajosas que se han hecho en el sector del agua en el mundo”. Para comprobar la veracidad de sus palabras, los diputados solo tendrán que esperar a que empiecen a llegar las ofertas, que, según sus cálculos se puede encontrar entre 250 y 300 millones, ha indicado.

El juez Eloy Velasco investiga en el marco de la Operación Lezo los indicios observados de “compra fraudulenta y supuesta malversación” en la adquisición de Inassa en la época de Alberto Ruiz-Gallardón. El Canal pagó unos 100 millones cuando su valor, sostiene el juez, era “muy inferior”, de unos 30 millones. El magistrado sostiene que ese sobreprecio de 70 millones pudo implicar malversación de fondos públicos. El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González definió como “pelotazo” en una grabación la adquisición de dicha compañía.

López Heras ha mantenido que la valoración de Inassa "la hicimos nosotros y el responsable es el propio Canal que no se dejó influir por nada ni por nadie". La decisión estratégica de adquirir Inassa "la hago yo", porque estaba contratado para ello, para ampliar el negocio. Preguntado por la línea política ha contestado que “la marcarían los presidentes (del Canal) Carlos Mayor Oreja, Pedro Calvo e Ignacio González”. La posibilidad de entrar en América con Inassa les llegó por una comunicación del Banco Mundial, y la adquisición se realizó a través de una empresa panameña interpuesta creada “ad hoc”, ha explicado a los parlamentarios.

Desde 1991 el ente público realizaba gestiones con el objetivo de expandirse fuera de la Comunidad de Madrid y de España. "Pero no había conseguido nada, excepto la concesión de Cáceres y San Fernando". En 1999 se encarga un informe a la empresa Price Waterhouse Coupers, que concluyó que se “debía poner en valor la empresa con una diversificación geográfica”. Al año siguiente, Canal contrata a López Heras para que se haga cargo de la Subdirección General de Nuevos Negocios.

La política de ampliar negocio iba más allá de la sociedad de aguas madrileña. “En la época en la que entré en el Canal todas las empresas públicas españolas estaban buscando la expansión fuera de España”, ha concretado. Una forma de actuar que “hoy, 17 años después, puede ser que no sea compartida por los ciudadanos de a pie". La decisión se motivó con varios informes que se enviaron al consejo de administración del Canal, que fue donde se aprobó la adquisición. También se contrató a Garrigues, que indicó que tenía el mismo efecto fiscal para el Canal “comprar la sociedad en Panamá y liquidarla en el mismo acto de compra, que en Colombia”.

Inassa pertenecía a Aguas de Barcelona (51%) y otros socios colombianos. La banca de inversión Rothshild ejerció de intermediario en la operación por la que se interesaron varias empresas. Finalmente, consiguió hacerse con ella Canal de Isabel II, ha relatado el subdirector. Para hacer frente a la compra, buscan un socio que ya tuviera presencia en Lationamérica, lo encuentran en Tecvasa, que se hace cargo del 25% de la operación.

A la comparecencia de hoy ha asistido también Salvador Cardona Aucejo, director general de Tecvasa desde el año 1999 hasta 2002. "Nosotros fuimos unos invitados, nos llamaron ellos (por el Canal)", ha puntualizado. Existieron tres informes con tres valoraciones: el del Canal la tasó en 87,6 millones de doláres, el de Tecvasa en 94 y el de la banca Rotschild en 9. En su opinión, si hubiera habido algo ilegal "nos tienen que haber engañado a muchísima gente".  

Con esos informes Tecvasa se arriesgó a pedir un préstamo para suscribir el 25% que les ofrecían "porque era una oportunidad". "El que arriesgó sus riñones fue Tecvasa, porque el Canal si va bien es de cojón de mico si va mal es dinero público".