Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Miró cierra a partir de mañana por huelga indefinida

El paro de los trabajadores afecta a los servicios de venta de entradas y atención al cliente

La Fundació Miró en una de las jornadas de paro del pasado mes de agosto.
La Fundació Miró en una de las jornadas de paro del pasado mes de agosto.

Las salas de exposiciones de la Fundación Miró cerrarán a partir de mañana como consecuencia del paro indefinido convocado por los trabajadores de Serveis Educatius Ciut’art, la empresa externa encargada de los servicios de información, venta de entradas y atención al visitante. Por ese mismo motivo, el centro aplaza las actividades públicas que estaban programadas, como la presentación e inauguración de la exposición Sumeria y el paradigma moderno, según una nota hecha pública por la Fundación. Lo que seguirá funcionando con normalidad será el servicio de la biblioteca, el restaurante, la librería y la tienda. La dirección de la Fundación lamenta la situación porque considera que afecta al derecho de los visitantes a acceder al museo y en el comunicado recuerda que al ser una entidad privada gran parte de su presupuesto procede de los recursos propios y la venta de entradas es una de las principales fuentes de ingresos.

Hasta ahora, los trabajadores contratados por la empresa Ciut’art habían hecho paros puntuales pero no una huelga indefinida, una situación nueva que está siendo analizada por la dirección y el equipo de la Fundación que quieren recuperar la normalidad lo antes posible, sobre todo porque es en otoño cuando la actividad expositiva es más potente: “Sumeria y el paradigma moderno, la muestra que debería poder verse a partir de mañana es la central del otoño”, apuntaban desde el centro cultural. La muestra es un proyecto que busca un nexo de unión entre la creación mesopotámica y la obra de artistas modernos, especialmente durante el período entre guerras, de 1918 a 1939. Una exposición que también quiere explicar la fascinación moderna por todo lo que tiene que ver con los hallazgos de Oriente Próximo antiguo.

No es la primera vez que centros culturales de Barcelona ven afectado su funcionamiento por paros de los trabajadores contratados por la empresa Serveis Educatius Ciut’art. Las huelgas puntuales empezaron en agosto pasado y repercutieron en una decena de museos, la Fundación Antoni Tàpies, La Virreina, el Macba, la propia Fundació Joan Miró, el Reial Monestir de Pedralbes y el Arxiu Històric. En este último, los paros todavía afectan al servicio de consulta de documentos y reproducción desde el pasado 16 de agosto.

En el caso del Macba, la huelga también era indefinida desde el 16 de agosto lo que le ha impedido funcionar con normalidad, además de ocasionarle unas pérdidas calculadas en torno a los 274.000 euros. La situación de ese centro cambió el viernes de la semana pasada con la adjudicación del servicio a la empresa Magma Cultura, con amplia experiencia en la gestión cultural de grandes centros de toda España y ganadora del concurso convocado por el Macba para hacerse cargo de la recepción, venta de entradas y servicios educativos. Esas tareas las siguen realizando los mismos trabajadores que habían sido contratados por Ciut'art ya que la subrogación del personal era una de las condiciones del concurso. Un cambio que les ha supuesto un incremento salarial considerable: de un 44,7% para el servicio educativo y un 33,5% para el resto de los puestos.

La precariedad salarial fue y sigue siendo del detonante de las huelgas como la indefinida que a partir de mañana afectará a la Fundación Miró. En el caso del Macba, el paro de los 14 trabajadores subcontratados por la empresa Ciut’art fue convocado por el sindicato Solidaridad y Unidad de los Trabajadores (SUT).