Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena planea ceder el frontón Beti Jai a una sociedad privada vasca

Ganemos manifiesta su negativa a la cesión y recuerda que un proceso participativo abogó por la gestión pública

Obras en el frontón del Beti Jai de Madrid.
Obras en el frontón del Beti Jai de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid, liderado por Manuela Carmena, planea ceder el histórico frontón Beti Jai a una empresa privada vasca. Fuentes del gobierno local aseguran que el ejecutivo ya ha elaborado el pliego para la concesión. La documentación, a la que ha accedido EL PAÍS, confirma que el Consistorio contempla asignar la "gestión de la parcela mediante adjudicación de un derecho de superficie" con un "concurso abierto". Ya está sobre la mesa un proyecto, que propone organizar partidos de pelota vasca, apuestas y abrir un restaurante. El Ayuntamiento mantiene que "aún no se ha decidido sobre la gestión".

Fuentes de Ahora Madrid han revelado que el gobierno local maneja ya una propuesta en firme, que sería la favorita para obtener la concesión del espacio. El proyecto, al que ha tenido acceso este diario, propone organizar partidos de pelota vasca, apuestas y abrir un restaurante dentro de la instalación. El restaurante (de "cinco tenedores") se inspiraría en la gastronomía vasca. En cuanto a las apuestas, el proyecto reza: "El frontón sin apuesta es un deporte donde solo se daría la rivalidad entre jugadores, y para que la pasión se contagie a todos los espectadores la mejor manera es que vivan como protagonistas cada partido y, por lo tanto, lo más apropiado es que se pierda o gane en cada tanto".

El gobierno contesta que oficialmente no existe aún concurso público. "El punto en el que se está ahora es el del diseño de lo que va a ser el Beti Jai, a qué se va a dedicar", explica una portavoz del Área de Cultura, dirigida por la propia alcaldesa. La asesora recuerda que esa es la línea en la que se mueve la regidora, lo que significa que el gobierno de Ahora Madrid, que orbita en torno a Podemos, considera que todavía es pronto para detallar el futuro del frontón Beti Jai (siempre fiesta, en euskera).

Compromiso con el uso deportivo

Finales del siglo XIX. El frontón Beti Jai (calle del Marqués de Riscal, 7) es una antigua instalación deportiva para el juego de la pelota vasca. Fue construido en 1894 y estuvo en funcionamiento hasta 1919.

Taller de automóviles. A mediados del siglo XX fue vendido a la empresa Citroën, que lo utilizó como taller de reparación de automóviles. Desde 1989 estuvo sin uso.

Expropiación. En 2010, el Ayuntamiento inició un proceso de expropiación que finalizó en 2015, fecha en la que pasó a ser propiedad municipal. En diciembre del año pasado, el gobierno de Ahora Madrid cifró el gasto total para esa operación en más de 25 millones.

Uso deportivo y cultural. El plan especial para remodelar el histórico frontón permitirá que la actividad fundamental del espacio sea deportiva y cultural.

En la última comisión del Área de Cultura, Carmena abogó por una "necesaria colaboración público-privada" del edificio. "Lo importante es saber qué es lo que queremos, qué es lo que debe hacer el Ayuntamiento, qué es lo que puede ofrecerse a los ciudadanos", dijo, aunque asumió que "las posturas no están cerradas".

La posibilidad de que finalmente el espacio sea cedido a una empresa privada crea malestar en la coalición de gobierno. El Beti Jai es bien de interés cultural desde 2011 (fue construido en 1894, en Chamberí), y el Consistorio ha invertido ya 2,8 millones en las obras de consolidación y reforma de la fachada. Además, en su programa electoral, Ahora Madrid se comprometió a recuperar espacios públicos, no a privatizarlos. Por ello, desde el grupo de Ganemos, que forma parte de Ahora Madrid, la negativa a una cesión es tajante. "Estamos en contra de la gestión privada", afirman, y recuerdan que un proceso participativo estableció que el histórico edificio tiene que ser gestionado por el sector público.

Pero los documentos de la Comisión de Patrimonio del Ayuntamiento confirman la existencia de un plan para la cesión. El expediente reza en el punto 2, bajo el epígrafe Estrategia general de actuación, que se pondrá en marcha un "concurso para la concesión de las obras de rehabilitación y explotación del edificio". Ese concurso se debería lanzar después de la aprobación de un plan especial para remodelar el frontón, que fue refrendado la semana pasada en el pleno con el voto en contra del PSOE.

La cesión de la parcela se efectuará mediante "adjudicación de un derecho de superficie". Esta adjudicación se entregará "mediante concurso abierto" y el adjudicatario deberá "asumir los costes de rehabilitación" y pagar un "canon anual a satisfacer por la disponibilidad del bien municipal". Por ello, el Ayuntamiento ya tiene listos los "criterios de valoración de la propuesta técnica" del "pliego para la concesión". De 0 a 20 puntos se asignarán en función de la calidad técnica de la rehabilitación; hasta un máximo de 15 puntos se irán para el programa de usos a implantar, y de 0 a 15, para "aspectos sociales".

De cumplirse dicho diseño, el frontón Beti Jai pasará a ser gestionado por una sociedad privada. Pero esa decisión alimenta polémicas internas de algunos concejales del propio ejecutivo, que han reiterado su interés en que el edificio permanezca en manos públicas.

Una cubierta para la cancha de juego y nuevos palcos

El proyecto de la empresa vasca que, según fuentes municipales, es el favorito para obtener la cesión del Beti Jai prevé una rehabilitación con vestuarios de 80 metros cuadrados para los jugadores, una oficina de control de dopaje y un dispensario médico. La cancha tendrá unos 500 metros cuadrados y el muro de rebote, 10 metros de alto y 15 de ancho. La empresa ha diseñado además espacios para butacas, palcos con capacidad para 12 personas, y el graderío, en el que se mantiene la forja original como objeto decorativo. Asimismo, habrá un estudio de grabación y emisión y un centro de control de seguridad. El proyecto también defiende la necesidad de cubrir íntegramente la cancha.

El plan especial para la ampliación de uso del frontón Beti Jai admite el cubrimiento de la cancha de juego. Sin embargo, según la plataforma Salvemos el Frontón Beti Jai, la construcción de una cubierta contraviene la normativa: eso es lo que se desprende en su página web. El plan municipal descarta, por otro lado, alterar la cubierta de la grada del edificio, que está siendo ahora rehabilitada.

Más información