Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Los ‘millennials’ y la política

El autor reivindica la acción política para que esta generación no se sienta excluida

De forma recurrente aparecen noticias, estudios e informaciones acerca de la generación millennial con un denominador común, se trata de una generación muy diferente de las anteriores, en preocupaciones, en valores y formas de comunicarse. Millennials,quienes han cumplido la mayoría de edad en este siglo XXI, suponemos prácticamente un 30% de la población mayor de edad, y por tanto, con derecho a voto.

Un grupo de población relevante que nos obliga a atender sus demandas comprendiendo que se trata de una generación muy preparada académicamente, con problemas tan importantes como las desorbitadas tasas de desempleo juvenil y la precariedad del mismo cuando existe. En lo que a la política se refiere, también los millennials somos diferentes. Los valores que se ponen de relieve son distintos de los de las generaciones anteriores:

De 18 a 24 años, el principal problema es la corrupción y el fraude (28,2%), el paro (22,8%) y los políticos, los partidos y la política (14,4%). De 25 a 34 años, señalan los mismos problemas, pero el más importante es el paro (39,7%), y estos valores se traducen en una actitud política bastante distinta de la de las generaciones mayores. La realidad es que votan menos, y cuando votan, lo hacen de forma diferente. Releyendo los datos del estudio The Millennial Dialogue, observamos un bajo interés por la política (un 51% están nada o poco interesados) y un 78% piensa que los políticos ignoran las opiniones de los jóvenes.

Cuando no votan —es la generación con una mayor abstención—, sus razones son: “Falta de confianza en los políticos”, “todos los partidos y los políticos son iguales”, “no les gusta ninguna de las opciones políticas”, “no apoyan el sistema político actual” y “no hay un partido que represente sus opiniones”. En cuanto a las cualidades más importantes para un representante político destacan: “La honestidad”, “la inflexibilidad ante la corrupción”, “la capacidad de gestión en una crisis”, “la integridad” y “la escucha activa”.

Ese elevado desencanto debe revertirse, y desde el PSOE-M tenemos que entender qué elementos debe contemplar la política para que esta generación no se sienta excluida. Queremos atraerles a la política en general y al PSOE-M en particular. Para ello entendemos fundamental: 1) La participación activa como hilo conductor política-sociedad. 2) La construcción de las políticas NO vendrá desde un despacho sin escuchar ni atender las necesidades y demandas de una generación entera. 3) La transparencia. Como parte de nuestra identidad. Rendir cuentas y ser “auditados”. 4) Listas abiertas, con voto secreto y libre, como forma de hacer las cosas. 5) Que el talento se sienta invitado a participar por el nuevo PSOE-M.

Estas líneas de actuación, junto a los contenidos sectoriales recogidos en www.equipolobato.es estoy seguro de que satisfarán mucho a mis coetáneos millennials.

Juan Lobato, candidato a la secretaría general del PSOE-M y alcalde de Soto del Real.