Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de La Floresta se manifiestan contra el ascenso de la criminalidad en el barrio

En el último mes se han producido robos en 40 domicilios

Medio centenar de vecinos del barrio de La Floresta de Sant Cugat del Vallès (Vallès Oriental) se manifestaron ayer para pedir al Ayuntamiento que reaccione al auge de la criminalidad que se vive en el barrio. Los vecinos iniciaron la protesta en la plaza Sant Miquel Ros, al grito de "Fuera ladrones de La Floresta". De allí tomaron el ferrocarril hasta la parada más próxima al Ayuntamiento de la ciudad, donde uno de los organizadores preguntó al pleno municipal qué medidas tomará para frenar la ola de vandalismo que sufre el barrio.

Solo en agosto, los Mossos d'Esquadra recibieron 40 denuncias por robos en domicilios de la zona. A raíz de las primeras quejas, el Ayuntamiento intensificó las patrullas por las zonas con más índice de asaltos de la ciudad, entre ellas la estación de ferrocarril, y creó una subcomisión ad hoc para estudiar qué medidas adicionales pueden emprenderse. Pero hasta ahora todo ha sido en vano, aseguran los manifestantes. Núria García, vecina de La Floresta, afirma que hace meses que duerme “con un palo al lado de la cama” por temor a que roben en su casa mientras duerme. Ha sido víctima de cuatro robos en lo que va de año. “Yo he vivido aquí toda la vida y jamás me había tenido que enfrentar a algo similar”, se lamenta García, para quien el Ayuntamiento “no parece darse cuenta de la magnitud del problema”. Otros manifestantes explican que han dejado de ir por la calle por temor a ser asaltados. Cogen el coche para hacer viajes que antes hacían a pie, o evitan las zonas donde saben que se han producido robos.

En el Ayuntamiento de Sant Cugat se ha creado una subcomisión en el grupo de trabajo de seguridad ciudadana para atajar el problema. Se convocan reuniones semanales en las que miembros del Ayuntamiento, la policía local y los Mossos d’Esquadra intercambian información con los vecinos acerca de la situación en el barrio. En la última, los policías tuvieron que salir porque se estaba produciendo un robo a escasos 100 metros. No obstante, la concejala de Entorno Urbano, Movilidad y Seguridad Ciudadana, Cristina Paraira, insiste en que la situación ha mejorado de un tiempo a esta parte. En la primera mitad del año, la criminalidad descendió un 11% en Sant Cugat, aunque no en La Floresta.

Según algunos vecinos, quienes delinquen en el barrio son bandas organizadas, pero también jóvenes desamparados con problemas de adicción a las drogas. “A veces les ves en el parque esnifando cola”, explica Núria García. El Ayuntamiento no lo niega. Según Paraira, varios mediadores y asistentes sociales se han incorporado al grupo de expertos que estudia cómo solucionar el problema en La Floresta.

Un grupo de Whatsapp para lanzar alertas

Cansados de no recibir respuesta por parte del Consistorio, algunos vecinos decidieron crear un grupo de Whatsapp para alertarse entre ellos de la presencia de ladrones. Ahora son 200 personas, el máximo que permite la aplicación. Gracias a ese grupo, se dieron cuenta de que los hechos de violencia de los que habían sido víctimas no eran actuaciones aisladas.

Antonio Alberca, vecino de la Floresta y administrador del chat, explica que también han creado un grupo de SOS para que todo el mundo pueda pedir ayuda en caso de emergencia, en especial la gente mayor. Alberca cree que la situación en La Floresta se debe a varios factores, como el carácter abierto del barrio, que acoge a personas de todos los orígenes, o la presencia de una casa ocupada con más defensores que detractores entre los militantes de izquierda de la zona. “Pero hay que entender que son jóvenes y que ahí también hay un problema social. La represión no puede ser la única respuesta, porque seguirán haciendo lo mismo pero en otro lado”, concluye.

Más información