Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chavales en las ondas

El programa ‘Alumnos RadioActivos’ utiliza la radio municipal como herramienta pedagógica

Emisión de un programa piloto de 'Alumnos RadioActivos' con alumnos del instituto Príncipe Felipe.
Emisión de un programa piloto de 'Alumnos RadioActivos' con alumnos del instituto Príncipe Felipe.

Un alumno radioactivo no es un chaval con tres ojos, verde fosforito, que emite rayos gamma, sino uno que es activo en las ondas radiofónicas. A fomentar el gusto por la radio entre la muchachada inmersa en un mundo tan internético y audiovisual se dedica el nuevo programa Alumnos RadioActivos en la emisora escuela M21 Radio (se puede sintonizar en el 88.6 de la FM o a través de Internet).

“Se trata de un espacio pensado para que se escuche la voz de los niños y jóvenes, sus inquietudes, sus preocupaciones”, dice Beatriz Lucas, responsable de los espacios de educación de la emisora municipal junto a Paz López y José María Jiménez (otros programas dedicados al sector son Cero en Conducta y La Actualidad para un Cero en Conducta). En efecto, Alumnos RadioActivos lleva dos programas donde niños en torno a los siete años participantes en el campamento Ciudad Diwo en Medialab Prado, en el primero, y niños del Programa Promociona de la Fundación Secretariado Gitano, algo más mayores, en el segundo, hablaron de sus cosas a través de las ondas. El programa se emite los martes y jueves de 17.00 a 18.00 horas. La filosofía del espacio puede rastrearse en libros de Francesco Tonucci como La ciudad de los niños. “Ahí el psicopedagogo explica que los niños también deben intervenir en los procesos participativos de la ciudad”, dice Lucas.

Así, en este programa son los propios chavales quienes diseñan los contenidos, eligen las canciones, recomiendan libros o películas, hacen entrevistas y expresan sus preocupaciones, utilizando la radio como una herramienta pedagógica, de empoderamiento y de generación de autoestima. Ciencia, cultura, vida de barrio. “Acostumbrados a que no les escuchen o a que les manden callar, les impresiona mucho que su voz se retransmita a todo Madrid”, dice la coordinadora. Y es curioso cómo se repite el patrón respecto a las cosas que les preocupan: sobre todo el tabaco, que los papás no fumen; también los espacios que transitan, como que los parques estén bien cuidados y no haya contaminación; incluso asuntos que, a priori, podríamos pensar que les quedan lejos, como el desempleo o los refugiados. “Ellos están siempre ahí, observándonos”, dice Lucas.

Si hasta ahora los alumnos se han buscado en campamentos de verano y asociaciones, ahora que empieza el curso escolar la idea es que salgan de los colegios y los institutos. Y qué mejor que acercarse a ellos en un autobús: la Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha cedido el vehículo y los conductores, y la Fundación Bancaria La Caixa correrá con los gastos de la instalación del estudio radiofónico itinerante. Para facilitar la tarea se han creado diversos materiales: una escaleta que los chicos pueden utilizar para vertebrar su programa y el Manual de Cole Reporteros, en colaboración con la experimentada periodista de Radio Nacional de España Macu de la Cruz. En ese manual, Cicerón hace de guía a los aprendices de reporteros en tono distendido y didáctico y les enseña cuestiones muy diversas: desde no toser en los micrófonos, vocalizar y no atropellarse, hasta saber seleccionar las fuentes o tener siempre los cinco sentidos en alerta. Y sobre todo: “Disfrutar, ¡estamos en el aire!”.

Más información