El PDeCAT ampliará su dirección y hará una conferencia ideológica

El partido tiene pendientes de cubrir cuatro bajas desde el pasado mes de enero

Carles Puigdemont, durante el consejo nacional del PDeCAT
Carles Puigdemont, durante el consejo nacional del PDeCATAlbert Garcia

Los herederos del partido que gobernó Cataluña durante 23 años con Jordi Pujol viven desde hace meses en una situación de interinidad que el proceso soberanista ha aplazado, pero que sigue ahí. La confesión del expresidente de la Generalitat de tener cuentas en el extranjero y la sustitución forzada de Artur Mas sumió a las siglas de CDC en una pendiente que parecía no tener final. Ahora se proponen afrontar el futuro y consolidar liderazgos, después de que Mas y Carles Puigdemont se hayan excluido para dirigir a la nueva formación.

En medio de ese panorama, Marta Pascal (34 años), necesita consolidarse, pese a las reticencias que sigue generando en algunos sectores del partido y nada mejor que hacerlo en una nueva conferencia ideológica que se celebrará en otoño para “fijar las líneas maestras” de su acción política después del 1 de octubre y las consecuencias que se deriven.

Será la segunda conferencia que tendrá lugar este año tras la celebrada en mayo y que fue convocada para proyectarse como el “partido central” de Cataluña, después de una fundación poco plácida en junio de 2016 a causa de la elección del nombre y que sirvió pretendía tomar el relevo de la antigua Convergència aquejada por un reguero de casos de corrupción. Ninguno de tanta trascendencia como el caso Palau, pendiente de sentencia. Tras el 1 de octubre se inicia el tramo final del viaje conjunto de los últimos dos años con Esquerra en el Parlament y la experiencia electoral de Junts pel Sí, por lo que los antiguos convergentes necesitan cuanto antes marcar perfil propio y dejar de aparecer como un partido que actúa a remolque de la presión de los republicanos y de la CUP.

Para ello se proponen también conformar una dirección ejecutiva sólida que ahora no tienen porque el pasado enero dimitieron cuatro de los 12 miembros de un partido liderado también por David Bonvehí como coordinador ejecutivo. El régimen de incompatibilidades obligó a que Elsa Artadi, Montserrat Candini, Lluís Guinó y Albert Batet renunciasen a sus cargos internos y desde entonces siguen estando pendientes de cubrir esas plazas.

Fue un duro golpe para consolidar el iniciático liderazgo de Pascal, a la que apenas se le ha dado un período de gracia para hacerse con las riendas por los quienes esperan su momento. El del exconsejero de Justicia Germà Gordó ya pasó desde que se negara a dimitir como diputado.

Todos los sondeos dan ganadora a Esquerra Republicana en caso de que se celebren elecciones en Cataluña y el referéndum del 1 de octubre contribuirá a reforzar al partido de Oriol Junqueras, que a diferencia de la extinta Convergència, siempre ha sido una formación independentista. En medio de ese panorama, el PDeCAT necesita cuanto antes redefinir su rumbo ideológico y lo hará en una conferencia que se celebrará el próximo otoño.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS