Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Collboni afirma que no ha habido cancelaciones turísticas tras el 17-A

Los empresarios afirman que no ha habido cancelaciones ni de hoteles, ni de ferias, ni de visitas

Dos botas de Bomberos de Barcelona en uno de los memoriales.
Dos botas de Bomberos de Barcelona en uno de los memoriales.

Los representantes del sector del turismo, comercio y restauración de Barcelona han asegurado esta mañana que los atentados perpetrados en la ciudad el pasado 17 de agosto no han afectado a la actividad económica catalana y no se han registrado cancelaciones de turistas.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se reunió el pasado 22 de agosto, cinco días después de los atentados, con los representantes de los diferentes sectores y anunciaron la creación de un grupo de seguimiento que analizará las consecuencias de los atentados sobre el turismo.

El segundo teniente de alcalde, Jaume Collboni, presidió ayer la primera reunión del grupo donde se encontraban los agentes económicos de la ciudad.

Tras la reunión Collboni aseguró: “La normalidad se ha convertido en realidad. No ha habido cancelaciones ni de hoteles, ni de ferias, ni de visitas. Es una muestra de la recuperación de la ciudad”. El segundo teniente de alcalde admitió que era pronto para ver la “fotografía final” pero las pocas cancelaciones eran síntoma de “compromiso”. El grupo realizará tres informes que servirán de seguimiento de la afectación de los atentados sobre la economía. El primer informe será dentro de 30 días, el segundo dentro de 60 y el tercero de 90.

“Es cierto que en otras ciudades (París, Bruselas…) hubo cancelaciones 24 horas después de los atentados. Pero las Ramblas al día siguiente del ataque estaban llenas y esa fue la imagen que dimos al mundo. Hoy las reservas de hotel están al 85% que es la previsión que se tenía antes de los atentados”, ha concluido.

El primer teniente de alcalde no ha querido valorar las medidas que se adoptaran en caso de que la ciudad necesite promocionarse o proyectarse al exterior. Tampoco ha querido valorar si la tasa turística debe dedicarse a este fin. “La mejor campaña que podemos hacer es la de explicar que en Barcelona impera la normalidad”, ha concluido.

Han participado en el grupo de trabajo representantes de Turismo de Barcelona, el Gremio de Hoteles, la Asociación Catalana de Agencias de Viajes, la asociación de grandes establecimientos de distribución, Apartur, Camara de Comercio, Gremio de Restauración, Barcelona Oberta, PIMEC, Barcelona Global y Fira de Barcelona entre otros.

Descuentos para no perder clientes

La consultora hotelera Bric Consulting hizo entre el 17 y 23 de agosto una serie de informes, que serán ampliados las próximas semanas, que no coinciden con la situación que apunta Collboni. Según los documentos de Bric Consulting no ha habido grandes cancelaciones “entre el 2% y el 3% en el peor de los casos” pero se ha ralentizado el volumen y el ritmo de nuevas reservas.

Ante este hecho, los establecimientos han aplicado una política de descuentos que ha oscilado entre el 8% y el 15%. Algunas cadenas hoteleras han aplicado descuentos de hasta el 38% en los hoteles más próximos al barrio Gòtic y de hasta el 50% en algunos hoteles bien ubicados pero no céntricos. Otros establecimientos han reducido o suprimido la estancia mínima que antes era de tres noches. Bric Consulting asegura que el congreso de cardiología que se está celebrando en la ciudad y al que han acudido cerca de 32.000 delegados ha amortiguado una posible ralentización.

Los primeros días tras los atentados algunas compañías aéreas como Norwegian ajustaron cerca del 40% su tarifa para volar a Barcelona desde Estados Unidos. En cuanto a los apartamentos turísticos, las cancelaciones se elevan al 4%.