Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El partido de Colau muestra una carta de Interior que pedía bolardos solo en Navidad

BComú responde a las críticas con la misiva que pedía que se colocaran medidas físicas solo de forma "provisional"

Declaraciones de Juan Ignacio Zoido, ministro de Interior. EFE

“¡Basta de intoxicar! La carta del ministerio recomendaba obstáculos disuasorios temporales exclusivamente en periodo navideño. Y así se hizo”. BComú, el partido de la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, ha publicado esta tarde en su cuenta de Twitter este mensaje, acompañado con la misiva que el Consistorio recibió el pasado 20 de diciembre de 2016 ante las críticas recibidas por no haber puesto bolardos en La Rambla, donde se cometieron los atentados del pasado jueves.

La carta fue enviada por el Comisario General de la Policía Nacional, Florentino Villabona, a los jefes superiores de policía y ordenaba que, ante el atropello masivo de personas en Berlín y Niza, se instalaran medidas de "protección física" ante “las próximas Fiestas Navideñas". Para ello, instaba a una "reunión urgente" de las Juntas de Seguridad de "los responsables de las distintas plantillas de Policía Nacional". Esas medidas debían servir para impedir "ataques de similares características en lugares de alta concurrencia de personas, especialmente en días tan señalados como Navidad, Noche Vieja y la tarde noche del 5 de enero en la Cabalgata de los Reyes Magos”.

La carta prosigue: “La protección de estos espacios públicos se debería llevar a cabo por los Ayuntamientos mediante la instalación provisional de grandes maceteros o bolardos en los accesos a los mismos”. La recomendaciones del Comisario General se debatieron el mismo diciembre en la Junta de Seguridad Local donde estaban presentes representantes de la Guardia Urbana, Bomberos de Barcelona, Mossos d’Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil. La Junta decidió que en La Rambla abría una mayor presencia de agentes ya que el recorrido no permitía blindar toda calle con bolardos. Tal y como aconsejaba la misiva, sí que se colocaron barreras de hormigón en dispositivos de grandes eventos como fue la cabalgata de Reyes o la fiesta de Fin de año. También se restringió la circulación de camiones de más de 3.500 kilos. Tras las fiestas navideñas siguió la presencia policial.