Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Videollamadas que curan

El hospital de Guadarrama proporciona tabletas a sus pacientes para que puedan comunicarse con sus familiares

Un paciente conversa con varios familiares a través del ordenador.
Un paciente conversa con varios familiares a través del ordenador.

—Hola, Noa, ya me han puesto la pierna y me han curado. Ahora hasta puedo correr.
—¿Vas a venir aquí a la playa, abuela?

Francisca Moreno, de 73 años, hablaba desde el hospital de Guadarrama, en Madrid, con una de sus nietas, Noa, que estaba de vacaciones en Torrevieja (Alicante). A Moreno le han amputado una pierna —ahora tiene una prótesis— y lleva casi tres meses ingresada en ese hospital. Es una paciente “de media estancia”, y una de las usuarias de la iniciativa pionera de conectar a enfermos con sus familiares, impulsada por el centro médico, que se inició hace un mes. Mediante este proyecto, el hospital cede tablets a los más de 144 pacientes para que puedan hablar con sus allegados al menos una vez a la semana. “El objetivo es generar una mejora en el estado de ánimo de los enfermos, porque está demostrado clínicamente que el apoyo de la familia les ayuda en su rehabilitación”, explica el director general del hospital, Fernando Prados.

“Mis nietos se acuerdan mucho de mí. Verlos, aunque sea a través de una pantalla, me hace muy feliz”, dice emocionada Francisca Moreno. Los familiares de Moreno residen en Madrid —“los suelo ver a menudo”, apunta—, pero ahora, como pasan parte del verano fuera, las visitas son más complicadas, por lo que le viene bien hablar con ellos. Se le ilumina la cara cuando habla de “mi pequeña Noa y mis tres Verónicas”. Además, afirma que no hay día que no la llame su nieto, de 17 años: “Siempre me dice lo mucho que me quiere”.

Rubén Palencia, venezolano y que vive en España desde 2002, camina con paso lento hasta una silla en la que se sienta para hablar con su familia. Hace unas semanas sufrió un ictus y está en rehabilitación. A pesar de que en Venezuela son las cinco de la madrugada, su hermana Mery y otras tres mujeres de la familia le esperan al otro lado de la pantalla.

La idea de una enfermera

“Estoy bastante bien, hago mis ejercicios de fisioterapia, aeróbic y sobre todo bicicleta, para trabajar con las piernas pedaleando”, cuenta Palencia a sus familiares. “Ahora nos sentimos un poco más tranquilos por la atención que te dan en el hospital, pero sobre todo porque te podemos ver”, dice su hermana durante la videollamada. Mery Palencia reconoce estar “feliz” con el nuevo proyecto impulsado por el hospital del Guadarrama: “Antes solo podía hablar con mi hermano por notas de voz o llamadas”. Por su parte, el paciente reconoce que estas llamadas familiares le aportan mucho: “Me llenan de energía positiva”.

Estas comunicaciones no serían posibles si no hubiese sido por la enfermera Laura Martín. La iniciativa surgió en marzo y Martín la impulsó porque notó que muchos de los pacientes le hablaban a menudo de sus familiares, sobre todo de aquellos que estaban lejos. “Ofrecemos las videollamadas como un servicio más del hospital, que es gestionado por el supervisor de planta. En el centro tenemos un comité generador de ideas, en el que siempre intentamos hacerles la vida más fácil a los ingresados”, explica. Esta no es la única iniciativa que ha ideado el centro para apoyar a los pacientes: en Navidad organizó un intercambio de regalos entre ellos.

Fernando Prados, el director, asegura que el hospital está trabajando en diferentes líneas relacionadas con el denominado Plan de Humanización, que fue aprobado hace unos meses por el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos. “Vamos más allá del diagnóstico y el tratamiento y nos ocupamos sobre todo del aspecto emocional de los pacientes”, resume.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram