Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kenor firma el casco que Felipe Massa lucirá en el Gran Premio de Bélgica

El artista urbano expondrá este invierno sus esculturas abstractas en la galería N2 de Barcelona

Reverso del casco que lucirá Felipe Massa en el Gran Premio de Bélgica que ha diseñado Kenor.
Reverso del casco que lucirá Felipe Massa en el Gran Premio de Bélgica que ha diseñado Kenor.

Desde la antigüedad el deporte ha inspirado artistas de todas las disciplinas. Picasso, Delaunay, Niki Saint Phalle, Arroyo, Calder y Rauschenberg, son sólo algunos de los que sucumbieron a la fascinación de los cuerpos concentrados en la búsqueda de la victoria. Aunque los privilegiados han sido, cómo no, fútbol y boxeo, también el automovilismo ha despertado pasiones entre artistas como Warhol, Hockney, Lichtenstein o Koons. Por otro lado, son muchos los pilotos apasionados de arte que atesoran importantes colecciones. Es el caso del brasileño Felipe Massa, corredor de Formula 1 para Ferrari entre 2006 y 2013, que actualmente encabeza la escudería Williams.

Massa conoció el artista urbano Kenor (Barcelona, 1976) el año pasado en el circuito de Montmeló. Sus obras geométricas, abstractas y multicolores, le gustaron tanto que no sólo le compró unos cuadros, sino que le encargó el casco que llevará en el próximo Gran Premio de Bélgica, del 25 al 27 de agosto. “Fue fácil, conectamos enseguida porque uno de mis objetivos primordiales es plasmar el movimiento y la velocidad”, indica Kenor, que forma parte de la agencia Ink and Movement, nacida para legitimar el arte urbano y reivindicar su lugar en el circuito del arte contemporáneo.

No es la primera vez que Massa compite con un casco firmado por un artista. El año pasado, para el Grand Prix de Mónaco, el piloto encargó uno al conocido dúo de grafiteros brasileños Osgemeos, inspirado en los rostros de su esposa y su hijo.

Edificio pintado en Kief por Kenor.
Edificio pintado en Kief por Kenor.

Si aquel era de corte más realista y figurativo, este sigue la línea abstracta característica del lenguaje de Kenor, que habitualmente se plasma en obras monumentales como la fachada de la Universidad de Bogotá, que pintó en 2016 en el marco de un festival de arte urbano o la parte posterior del centro de arte Tecla Sala de L’Hospitalet, que realizó el pasado mayo. “He trabajado mucho en el este de Europa y allí debido al clima las obras duran la mitad del tiempo que en España, donde pueden aguantar hasta diez años en buenas condiciones”, explica Kenor, que empezó su trayectoria en los años 90 como grafitero con tipografías, logos y experimentaciones gráficas.

A partir del 2000 su evolución le llevó a expandir su vocabulario artístico, “para luchar en contra de la grisificación de las ciudades” con murales multicolores que en sus líneas y formas geométricas encierran la mera esencia del movimiento. “Nunca hago bocetos. Mi proceso creativo suele empezar componiendo o eligiendo una canción y luego interpretándola no con instrumentos musicales sino con pinceles o trozos de hierro. A veces también pasa al revés, de la plástica a la música, pero es menos frecuente”, continúa Kenor, que sigue diseminando sus piezas públicas por medio mundo, aunque en los últimos años también realiza obras de menor tamaño, como las esculturas que expondrá en diciembre en la galería N2 de Barcelona.

Tras proteger la cabeza de Massa, el casco pasará a formar parte de su colección, pero también se ha hecho una réplica para sortear entre los seguidores del piloto a través del concurso The Joy of Racing, junto con un viaje para asistir al Grand Prix y la oportunidad de conocer a Felipe Massa en persona. “Tradicionalmente los cascos de Fórmula 1 han sido pintados a mano. Me parece fascinante que en un deporte tan tecnológico la artesanía siga teniendo un rol tan importante”, concluye el artista.