Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau prohíbe los patinetes eléctricos para turistas en el centro de Barcelona

Un decreto restringe el uso de patinetes y ruedas eléctricas, segways y bicitaxis de alquiler en Ciutat Vella. Solo podrán circular por dos rutas concretas

Turistes en 'segways' a Barcelona. Joan Sánchez

El gobierno de Ada Colau ha firmado un decreto prohibiendo la circulación de patinetes y ruedas eléctricas, segways y bicitaxis por todo el distrito de Ciutat Vella. Estos vehículos los utilizan, en la mayoría de ocasiones, los turistas. El Ayuntamiento de Barcelona ha optado por la prohibición atendiendo, según la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, “al mal uso que se hace de estos vehículos  personales que son denunciados continuamente por los vecinos”.

"Cerrarán algunas empresas y dejarán a gente sin trabajo"

Roberto Pertínez es el vicepresidente de la asociación movilidad y turismo sostenible de Barcelona, una entidad integrada por las empresas del sector de los vehículos de movilidad personal de la ciudad. Además, también es responsable de la sectorial de bici-taxis y responsable de relaciones externas de la empresa Movilidad Eco City-Trixy. Pertínez se ha mostrado, esta mañana, “sorprendido” por el decreto. “Nos ganamos la vida haciendo un esfuerzo físico tremendo e intentamos trabajar donde hay clientes, independientemente si son turistas o no”, sostiene. El vicepresidente de la asociación denuncia que el Ayuntamiento no les ha cosultado del inminente decreto pese a haber mantenido diversas reuniones. “Además, se nos está metiendo en el mismo saco a empresarios de vehículos muy diferentes. Desde los que alquilan patinetes hasta nosotros. Un decreto así puede provocar el cierre de algunas de las empresas y que mucha gente no pueda seguir ganándose la vida”, denuncia.

Pertínez asegura que actualmente hay cerca de 150 bicitaxis operando en la ciudad. “Antes de julio solo 50 estaban autorizados, no entiendo como el Ayuntamiento no gasta esfuerzos en controlarlos y en cambio opta por la vía de la prohibición. No sé si quieren que acabemos trabajando en el Tibidabo o más lejos”.

El decreto entrará en vigor a finales de mes y, “por el momento”, sólo estará vigente durante seis meses. Estos medios de transporte sólo podrán circular por un pequeño circuito que comienza en la estatua de Colón y recorre el paseo Colón, paseo de Isabel II, Marqués de Argentera, paseo Picasso y Lluís Companys hasta el Arc del Triomf. También podrán circular por el paseo Pujades hasta la avenida Meridiana y por el paseo de la Circunvalación. “Si los comercios que alquilan estos vehículos se encuentran fuera de estas calles, los usuarios deberán trasportarlos a mano hasta el circuito”, ha remarcado Pin.

Quedan fuera del decreto las bicicletas ya sean eléctricas o no. Además sí que podrán utilizar patinetes, ruedas eléctricas, segways y bicitaxis los vecinos que lo tengan en propiedad y lo utilicen “de forma personal para ir al trabajo o llevar a los niños a la escuela”. Además, los vehículos que se exploten en régimen de alquiler deberán ser identificados y registrados en un archivo para que el Consistorio pueda tener un control sobre el número de aparatos que circulan por la ciudad. Tampoco afectará a las compañías de paquetería que realizan repartos sobre triciclos de carga.

Para garantizar el cumplimiento del decreto, ocho agentes cívicos en la Barceloneta y los agentes de la Guardia Urbana velarán porque se cumpla la normativa. Las sanciones se impondrán a los conductores y la multa ira desde los 100 euros hasta los 500. “Con esta ordenación pionera, pretendemos resolver los problemas de convivencia en el espacio público y fomentar una movilidad sostenible y segura”, ha concluido Pin.