Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mujer muerta en La Llagosta fue calcinada por su pareja

La investigación de los Mossos determina que el hombre prendió fue al coche donde murieron ambos

Una pareja de Mossos patrullando por Barcelona.
Una pareja de Mossos patrullando por Barcelona.

Una investigación de los Mossos d’Esquadra ha determinado que la mujer hallada muerta en un coche en La Llagosta, el pasado 21 de mayo, fue víctima de violencia de género. Las pruebas analizadas por la policía catalana demuestran que fue su pareja quien prendió fuego al vehículo, según una nota hecha pública ayer. Él también murió en el incendio.

El coche fue hallado cerca de un polígono industrial, en las afueras del municipio del Vallès Oriental. En un primer momento, los agentes tuvieron que hacer diversas gestiones para poder comprobar la identidad de las víctimas. Entonces supieron que se trataba de un matrimonio, de origen boliviano, de unos 40 años, que vivía en La Llagosta, y que llevaba dos días desaparecidos.

La voz de alarma la dio la hija de ambos, que explicó a la policía catalana que no lograba localizar a sus padres. Ya en un primer, los Mossos descartaron que se tratase de un accidente fortuito. Los cadáveres estaban cada uno en los asientos delanteros, y había gasolina, que había servido para iniciar el incendio.

Quedaba por aclarar si la pareja se había prendido fuego de manera voluntaria, o si uno de los dos había acabado con la vida del otro. Las primeras hipótesis también apuntaban a que probablemente murieron asfixiados por el humo. Finalmente, dos meses y medio después, la policía catalana ha confirmado que se trata de un caso de violencia de género.

Cinco víctimas

En lo que va de año, cinco mujeres han sido asesinadas por su pareja en Cataluña. El primer caso fue en Súria. El marido de Carmen González, de 79 años, la apuñaló en el domicilio que compartieron toda la vida y luego intentó suicidarse, sin éxito. Le siguió Leydi Yuliana, una mujer de 34 años. Su expareja la esperó a que saliese de su trabajo como limpiadora en una escuela, y también la acuchilló. El hombre se entregó a los Mossos poco después. En abril, un hombre mató a su pareja en el barrio de Ciutat Vella de Barcelona. El pasado junio, otro hombre se entregó a los Mossos después de acuchillar a su pareja en Salou.

Solo en uno de los cinco casos, en el de Leydi Yuliana, había denuncia previa. Las personas víctimas de este tipo de violencia estructural pueden llamar al 016, que no deja rastro en la factura.