Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muerte a puñaladas de una mujer de 66 años apunta a un caso de drogas

El hombre detenido se alojaba temporalmente en su casa y fue sorprendido caminando por Boiro con un cuchillo ensangrentado en la mochila

Antes de poner pies en polvorosa, el hombre telefoneó al 112 para avisar del suceso. Cuando llegaron los servicios de emergencias, se encontraron a una mujer ensangrentada, muerta a cuchillazos. Y poco antes de arribar al domicilio la Guardia Civil de Boiro se topó a un hombre que caminaba por la carretera, desnudo de cintura para arriba. Los agentes le dieron el alto, revisaron su equipaje y hallaron varias prendas de ropa y un cuchillo manchados de sangre.

Según una portavoz oficial de la Guardia Civil no existía ningún tipo de vínculo familiar ni relación sentimental entre el hombre, S.V.P., de 38 años, y la víctima, C.D.D., de 66, a pesar de que él pasaba unos días en el domicilio de ella en Boiro. El sospechoso fue detenido y ahora aguarda en los calabozos para ser llevado ante el juez, aunque de momento el Tribunal Superior informa de que probablemente no se produzca su comparecencia ni hoy ni mañana.

Mientras tanto, la Guardia Civil trata de esclarecer las circunstancias del crimen y estudiar el cuchillo hallado en la mochila para confirmar si se trata del arma homicida. Los investigadores descartan por ahora que se trate de un caso de violencia de género y sospechan que está relacionado con un asunto de drogas, ya que la víctima, según fuentes de la Guardia Civil, estaba presuntamente vinculada al tráfico de cocaína.

Los hechos tuvieron lugar pasadas las dos de la madrugada. Fue la actitud nerviosa de él lo que hizo sospechar a los agentes para que lo parasen por la calle cuando acudían a la casa tras la llamada al 112. Tanto el presunto agresor como la mujer fallecida eran naturales del municipio coruñés de Boiro.