Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Open Camp debe 16 millones a sus acreedores

La empresa, en concurso de acreedores, tiene una deuda con el Ayuntamiento de 1.700.000 euros

Open Camp en Montjuïc.
Open Camp en Montjuïc.

El concurso de acreedores voluntario en el que se encuentra el parque temático Open Camp, en el estadio olímpico de Montjuïc en Barcelona, ha sacado a la luz que la deuda total del proyecto ha llegado a los 16 millones de euros.

A principio de este mes, el administrador y creador del parque deportivo, Francisco Medina, mandó una petición de ayuda al Consistorio para que evite el cierre del negocio privado que explota en el interior del Estadi Olímpic Lluís Companys.

Fuentes del Consistorio aseguraban ayer que la propuesta de “salvar” el proyecto privado de Medina es insostenible económicamente y legalmente. Barcelona Serveis Municipals (BSM), la empresa del Consistorio que se encarga de la gestión de la concesión del estadio olímpico, es uno de los principales acreedores de Open Camp. El proyecto de Medina debe a BSM 1.700.000 euros. Según fuentes municipales, Open Camp jamás ha abonado el canon que les obligaba el contrato firmado entre ambas partes. El Consistorio no apoyará el proyecto por lo que, con toda probabilidad, Open Camp se liquidará en los próximos meses.

Canon impagado

El contrato que firmaron BSM y Open Camp permitía la cesión del estadio olímpico para desarrollar una iniciativa privada a cambio de un pago anual de 950.000 euros, un porcentaje sobre la facturación de diferentes servicios de restauración y, además, la empresa de Medina debía realizar unas mejoras en el estadio.

Según fuentes municipales, el Ayuntamiento sólo recibió 170.000 euros de aval “que tuvo que devolver a Open Camp para que la empresa privada pudiera abonar las nóminas de algunos de sus empleados”.

Open Camp abrió las puertas en junio de 2016. El parque temático permitía la práctica de deportes gracias a los espacios del estadio y a diferentes máquinas interactivas. A los 86 días de la apertura, el número de visitantes no era el esperado. Open Camp ajustó la cifra de personas, redujeron la entrada de 28 euros a 20 y pidieron ayuda al Consistorio para apoyar su actividad. En mayo, tras acumular hasta 16 millones de euros impagados, entró en concurso de acreedores. En su plan de viabilidad propone al Consistorio la condonación del canon anual. Una propuesta que el Ayuntamiento considera “inaceptable”.