Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Open Camp reclama ayuda a Colau tras pedir el concurso de acreedores

El parque del deporte del Estadio Olímpico afirma que sin apoyo del Ayuntamiento tendrá que cerrar

Open Camp en Montjuïc.
Open Camp en Montjuïc.

El parque temático Open Camp, en el estadio olímpico de Montjuïc de Barcelona, está en una situación económica límite. El creador del parque y también socio y administrador, Francisco Medina, lanzó ayer un SOS y afirmó que solo si el Ayuntamiento interviene podrá evitarse el cierre definitivo del parque. “Solamente pedimos al Ayuntamiento que asuma el papel de liderazgo que le corresponde. Nosotros solos no vamos a aguantar mucho más”, señaló. La empresa entró en concurso de acreedores voluntario el mayo pasado con un pasivo de casi cuatro millones de euros. A pesar de ello, Medina asegura que “están saliendo del concurso”.

No es la primera vez que Open Camp pide ayuda al Ayuntamiento. El diciembre pasado, 100 días después de su inauguración, la empresa ya alertó de que sus visitas no alcanzaban las cifras previstas. Seis meses más tarde se declaraba el concurso. En ese tiempo, aseguran, no han recibido respuesta alguna por parte del consistorio. “No sabemos con quien hablar”, se lamenta Medina. Con anterioridad a su apertura, un estudio de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona aseguraba que el impacto del parque en la ciudad sería de 65 millones de euros.

Barcelona Serveis Municipals (BSM) es quien se encarga de la gestión de la concesión del estadio olímpico a Open Camp. Cuando el parque presentó las primeras dificultades económicas, se avinieron a flexibilizar el contrato de la cesión para facilitar el pago del canon. Aun así, fuentes municipales advierten de que Open Camp es una empresa privada con ánimo de lucro, por lo que no puede condonársele ninguna deuda. Medina fue ayer muy crítico con la gestión de BSM. Les reprocha no haberles permitido anunciarse como “parque temático”. Además, y según el director de Open Camp, la administración les insistió en que “no era conveniente” que se publicitaran entre el público turista.

Open Camp defiende que es el primer proyecto del mundo que explota con éxito una infraestructura olímpica. El Estadio Olímpico ha permanecido cerrado durante veinticuatro años, salvo para eventos y cuando acogió las competiciones del RCD Espanyol. Los responsables del parque recuerdan a menudo que la rehabilitación de sus servicios ha corrido a su cargo. La empresa ha invertido 7,8 millones en la reforma del espacio. Aunque Open Camp ha contado con capital de carácter público, un 80% de sus inversiones provienen del sector privado. En concreto, un 15% corresponde a la banca y un 65% a particulares.

Aun así, el modelo de financiación actual del parque no es sostenible, admiten. Por eso Medina ha solicitado formalmente al Ayuntamiento que declare el interés comunitario general del proyecto y se involucre en su promoción. Lo ha hecho a través de un manifiesto cuyo objetivo es “impulsar el Parque Olímpico de Barcelona”, aprovechando el vigésimo quinto aniversario de los Juegos Olímpicos de Barcelona. También firman el texto el sindicato UGT, Comisiones Obreras e Indescat, el clúster catalán de la industria del deporte.

Medina tiene previsto reunirse este viernes con representantes del Ayuntamiento para convencerles de la necesidad de que el consistorio se involucre en el proyecto. En los últimos meses han recibido a delegaciones de varias ciudades del mundo, entre ellas Tokio, Buenos Aires, Vancouver o Yakarta. "Tenemos la atención de todos los lugares del mundo excepto de nuestra propia ciudad", lamenta Medina, que espera que la reunión del viernes sirva para mejorar las expectativas de futuro del parque. El junio pasado, Open Camp recibió el premio 'The Stadium International Awards' a la mejor iniciativa comunitaria de desarrollo sostenible del legado olímpico. "Pero somos una start-up, no una multinacional", señala su director. "Por eso necesitamos el apoyo de las instituciones".

Más información