Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batea quiere abandonar Cataluña y pasar a Aragón

El municipio de Tarragona se queja del "menosprecio" que sufre por parte de la Generalitat

El municipio de Batea.
El municipio de Batea.

Batea, pequeño municipio de Tarragona pegado a la Franja, se plantea pedir un cambio de comunidad y anexionarse a Aragón porque la Generalitat "menosprecia" a sus 2.000 vecinos. Así lo afirma el alcalde, Joaquim Paladella (Unió Per la Terra Alta, UPTA-PM), quien dice estar pendiente de una reunión con el president Carles Puigdemont y de otra con la subdelegación del Gobierno en Tarragona para saber qué trámites debería poner en marcha para activar el cambio.

El alcalde manifiesta que la voluntad de abandonar Cataluña llega tras años de sufrir "discriminaciones". El último episodio de los desencuentros entre Ayuntamiento y Generalitat afecta a una residencia de ancianos que está acabada desde el año 2010, pero tiene una planta cerrada porque el Departamento de Asuntos Sociales no autoriza su apertura. La residencia, que supuso una inversión de 6 millones de euros, alberga a 30 abuelos pero está diseñada para el doble de capacidad. El Ayuntamiento lamenta que la Generalitat mantenga bloqueado el conveniopara concertar el resto de plazas. "Nos dicen que esta zona no es prioritaria, que no hay demanda", apunta el alcalde. En este sentido, ha lanzado un órdago a la Generalitat: "que nos den garantías que vamos a tener las mismas posibilidades que el resto de zonas de Cataluña".

Paladella asegura que lleva meses llamando a puertas para buscar apoyos. Esta misma mañana ha hablado con la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. "Aquí tenemos un problema y se debe resolver, de brazos cruzados no nos vamos a quedar", avisa. Al frente de la alcaldía desde 1991, sostiene que el caso de la residencia es el ejemplo más sangrante del pulso que mantiene con la Generalitat, pero dice poseer una larga lista de agravios. "Nos exigen aceptar sí o sí un parque eólico", lamenta. Paladella, que fue exdiputado del PSC pero que ahora dice representar solo a los independientes de Unió per la Terra Alta, señala directamente a Convergència y a sus herederos del PDeCAT como principales responsables de la desatención que sufre el municipio. "Durante los años del tripartito la relación era diferente", afirma.

El alcalde señala que históricamente las relaciones de Batea con Aragón han sido constantes y habituales pero matiza que el pueblo se siente catalán "como el que más". A título personal incluso afirma que él votó Sí-Sí durante la consulta del 9N. Dice desconocer qué hará el 1 de octubre. Paladella avanza que dejar Cataluña para pertenecer a Aragón es una decisión que, en última instancia, quedaría en manos de los vecinos del pueblo.

El Estatuto de Autonomía de Aragón incluye un artículo que abre la puerta a la anexión de municipios adscritos a otras comunidades. Haría falta la aprobación por parte de las Cortes de Aragón y la posterior ratificación por parte del Congreso y el Senado, además de una consulta que muestre un compromiso claro del municipio que desea ingresar en la región.

En la provincia de Lleida ha habido, durante años y a ambos lados de la Franja, varios movimientos para reclamar un cambio de adscripción territorial. Detrás de semejantes inquietudes yacía en la mayoría de los casos una queja por falta de inversiones.