Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Mi ropa le quedaba bien a Bowie”, afirma Yamamoto

El diseñador habla de su relación con el músico en la exposición del Museo del Diseño

Yamamoto probando a Bowie en los años setenta.
Yamamoto probando a Bowie en los años setenta.

A pesar de que David Bowie nunca le encargó un traje a medida, Kansai Yamamoto diseñó más de uno pensando en la camaleónica figura del músico británico. “Mi ropa le quedaba bien y le hacía llamar la atención”, explicaba ayer el diseñador japonés, de 73 años, en el Museo del Diseño de Barcelona, en una conferencia programada en el marco de la exposición David Bowie is,una completa trayectoria sobre el polifacético músico que se puede ver hasta el 25 de septiembre. Si Bowie era capaz de reinterpretarse, Yamamoto, creador de algunos de sus vestidos más icónicos, también puede presumir de haber tocado varias teclas, la más reciente, el diseño de un tren bala japonés.

Yamamoto ayer en Barcelona. ampliar foto
Yamamoto ayer en Barcelona.

Ante la sorpresa del público, porque quizá ahora las relaciones entre diseñadores y artistas son más recíprocas, Yamamoto aseguró en un diálogo con Pepa Bueno, profesora de comunicación y moda en la UPF, que Bowie escogió sus prendas que más le gustaron, pero nunca le pidió un vestido especial. Ni siquiera el famoso mono de vinilo llamado Tokyo Pop, que llevó durante la gira Aladdin Sane en 1973 y se puede ver en la exposición. “Esto no lo puede hacer un diseñador occidental”, espetó Yamamoto con una sonrisa permanente y haciendo gala de su sentido del humor en referencia al escultural diseño.

Pero tampoco un creador occidental hubiera podido crear la capa blanca con los kanjis (sinogramas de la escritura japonesa) en negro y rojo que Bowie lució en la misma gira con un mono asimétrico de colores debajo. “Él era diferente, lo que hizo en sus espectáculos no lo había hecho nunca nadie”, enfatizó el creador japonés, que se mostró agradecido de haber podido vestirle y explicó que llegaron a ser amigos. La relación de Bowie con la moda fue constante, y hubo otros diseñadores que contribuyeron a la estética de Bowie, especialmente Freddie Burretti y Alexander McQueen, como puede verse en la muestra.

Además de contar otras curiosidades de su relación con el artista, fallecido en enero de 2016 a los 69 años, la conferencia sirvió para conocer un poco más la trayectoria de este diseñador japonés, toda una personalidad en Japón, donde además de seguir con su marca de ropa se ha abierto al mundo del espectáculo. Sus desfiles siempre fueron un show, ha subido siempre a la pasarela mimetizado con sus colecciones, y en los últimos años ha profundizado en su vertiente de creador de espectáculos.

El modisto recordó con humor la duda de si el mono rojo de mujer le iría bien a Bowie de tiro

Bowie y Yamamoto en los setenta.
Bowie y Yamamoto en los setenta.

Su historia no es banal. Kansai Yamamoto abandonó la carrera de ingeniería a los 21 años para convertirse en diseñador de moda y fue el primer japonés en desfilar en Londres. Siempre empapándose de la cultura, Bowie quedó fascinado por esa manera de mezclar la moda oriental con la occidental. Al principio, como no podía pagar las prendas del diseñador llegado de Oriente, llegó a copiarle unas botas de charol rojo, que encargó a un zapatero. La primera prenda que pudo costearse fue un mono corto rojo, con conejos estampados, inspirado en el teatro kabuki, que también forma parte de la exposición. “Estaba pensado para una mujer”, reconoció Yamamoto, y recordó con una gran sonrisa su preocupación del momento por si le iría bien de tiro. Pero encajaba perfectamente con su aspecto andrógino. Como quedó claro ayer, Bowie también es moda.

 

Más información