Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eliseo Aja, relevado en el Consejo de Garantías Estatutarias catalán

El mandato caducó hace meses y le sustituirá Margarida Gil, esposa del consejero de Interior

El constitucionalista Eliseo Aja
El constitucionalista Eliseo Aja

El catedrático de derecho constitucional Eliseo Aja ha sido relevado como miembro del Consejo de Garantías Estatutarias, un órgano de ámbito catalán equivalente al Tribunal Constitucional y que ha de velar porque las leyes que aprueba el Parlament se adapten a la Carta Magna y al Estatuto de Autonomía. Le sustituirá en el cargo Margarida Gil, hasta ahora directora del gabinete jurídico de la Generalitat y esposa del consejero de Interior, Jordi Jané.

El Consejo de Garantías lo forman nueve miembros, de los que seis los nombra el Parlament y tres el Gobierno catalán. Eliseo Aja formaba parte de esta última cuota y de ahí su relevo por Margarida Gil.

Aja tenía su mandato caducado desde hacía meses, al igual que otros dos consejeros (Joan Egea y Carles Jaume), pero la renovación de estos últimos no es posible porque los nombra el Parlament y no existe acuerdo entre los grupos parlamentarios porque se necesita una mayoría cualificada de tres quintas partes de los diputados (81) nombrar a los sustitutos. Además de eso está pendiente de cubrir la vacante que dejó el exdiputado de Esquerra Republicana Joan Ridao, en la actualidad letrado del Parlament.

Eliseo Aja fue el primer presidente del Consejo de Garantías Estatutarias, un órgano creado con el Estatuto de 2009 y lo nombró consejero en noviembre de 2009 el gobierno tripartito presidido por José Montilla. Su nombre fue propuesto al Gobierno catalán por las entidades municipalistas, al igual que ha ocurrido ahora con Margarida Gil.

El relevo en ese órgano no altera en lo sustancial el equilibrio en el seno del Consejo de Garantía en un momento en el que habrá de emitir dictámenes de trascendencia que son preceptivos pero no vinculantes. Con el sistema actual de designación, el Gobierno catalán siempre se asegura que una parte de los consejeros sea sensible a sus planteamientos y se sumen a una parte de los que nombra el Parlament.