Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento rechaza convocar una consulta sobre el corte de Galileo

Ecologistas se manifiestan en apoyo al gobierno mientras que una asociación recoge 1.500 firmas de vecinos en contra de la semipeatonalización

Concentración de vecinos en la calle Galileo para pedir que se mantengan la peatonalización.
Concentración de vecinos en la calle Galileo para pedir que se mantengan la peatonalización.

El Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Manuela Carmena, no convocará una consulta sobre el polémico corte de la calle de Galileo. El equipo de Ahora Madrid cerró un tramo de la vía de Chamberí para crear un espacio semipeatonalizado "experimental". El pleno votó en contra de la idea y 1.500 vecinos firmaron un comunicado para recuperar la vía en su antiguo estado. En una reunión con Jorge García Castaño, concejal del distrito, los residentes pidieron una consulta para votar la iniciativa. El edil de Ahora Madrid descartó esa posibilidad. Este martes, los ecologistas se manifestaron en apoyo del gobierno.

El equipo de Carmena analizará todas las opiniones, pero evitará convocar una consulta sobre su proyecto piloto de "urbanismo táctico" en la calle de Galileo. "Seremos sensibles" con todas las opiniones, aseguró este martes García Castaño, responsable del distrito de Chamberí a EL PAÍS. El edil asumió que "en principio" el ejecutivo no contempla una consulta para aclarar si los vecinos quieren el cierre parcial de la calle, tal y como se hizo para otros asuntos municipales en febrero. La razón es que "al tratarse de una actuación reversible, nos permite buscar soluciones que permitan más consenso", dijo. "Todo tipo de debate es bueno", aseguró el concejal, que considera que si bien existen asociaciones que se han manifestado en contra del corte de Galileo, otras, como Corazón Verde, están a favor del plan.

La semipeatonalización de estos 70 metros en Chamberí se está convirtiendo en un barómetro de la gestión de Ahora Madrid, la coalición liderada por Podemos que aupó a Carmena a la alcaldía. A principios de junio, el equipo de gobierno lanzó su primera actuación enmarcada en el proyecto Chamberí zona 30, que postula reducir el espacio destinado al coche para favorecer a los peatones y las bicis. Galileo fue la experiencia piloto. Tras cortar el tráfico en un tramo de calle, el gobierno ha colocado bancos, mesas y mobiliario urbano y jardinería para crear un espacio compartido a disposición de los vecinos. El proyecto, sin embargo, está siendo cuestionado por muchos residentes.

La asociación vecinal El Organillo, con 40 años de vida en el barrio, ha recogido más de 1.500 firmas contra la semipeatonalización. Otras 500 están siendo depositadas en el portal Change.org. El Organillo denuncia que el Consistorio no informó de su planteamiento; que los comerciantes de la zona están preocupados y que las calles aledañas se están colapsando.

El 14 de junio, durante una reunión con Castaño, los vecinos expresaron su deseo de votar una consulta. La respuesta fue negativa. "Pedimos una consulta como la del parque de Felipe VI [se celebró en febrero], pero el concejal nos dijo que no. A nosotros no nos gusta lo que han hecho: es una zona donde hay bares de copas conflictivos y por las noches hay gente que ya viene para hacer el botellón. Dicen que es reversible, esperamos que lo reviertan pronto", explican desde El Organillo.

Los ecologistas, a favor

En la tarde de este martes, un colectivo de ecologistas se manifestó en apoyo al gobierno municipal. La concentración fue organizada por el Observatorio de Movilidad Urbana Sostenible, un grupo que se define independiente pero que recibe apoyos, según su web, de Ecologistas en Acción, Equo y Ganemos [dos partidos de la coalición de gobierno], anticapitalistas y asociaciones de otros distritos.

Los manifestantes consideran que la negativa de PSOE, PP y Ciudadanos en el pleno municipal "echa por tierra un plan necesario para los habitantes de Chamberí y de toda la ciudad". También defienden que la postura de esos partidos refleja "el descontento de unas pocas personas y su aprovechamiento por intereses partidistas".

El plan de semipeatonalización fue diseñado tras tres reuniones en los que participaron menos de 40 vecinos. La empresa que dirigió las reuniones fue fundada por un actual cargo de confianza de la EMT y sus socios colaboraron en la redación del programa de Ahora Madrid. El Ayuntamiento adjudicó un contrato de 15.000 euros, sin concurso público por su pequeña cuantía, para lo que considera una actuación exitosa y muy frecuente en ciudades como Ámsterdam y Nueva York.

El gobierno local reitera que el proyecto es "reversible" y que se decidirá sobre su futuro tras oír todas las opiniones. En un principio el plan prevé actuaciones semejantes a la de Galileo en otras ocho zonas del distrito: la calle de Joaquín María López; el colegio Decroly en Guzmán el Bueno; el mercado de Guzmán el Bueno, en Andrés Mellado; el centro de mayores Blasco de Garay; el parque de Meléndez Valdés; el mercado de la calle de Vallehermoso y la plaza de Manuel Silvela.

PP y Ciudadanos criticaron este martes que la alcaldesa no acatara la decisión del pleno —votaron en contra 37 de los 57 concejales del pleno—. José Luis Martínez-Almeida (PP) calificó de "cínica" esa actuación. Begoña Villacís, de Ciudadanos, sostuvo que Ahora Madrid "escucha a los ciudadanos solo cuando dicen las cosas que a ellos les gusta".

50 manifestantes, 16 bicicletas y una pancarta

La concentración convocada este martes por el Observatorio de la Movilidad Urbana Sostenible de Madrid (en la que está integrada la organización Ecologistas en Acción y que fue apoyada en las redes por Ahora Madrid), para respaldar la experiencia peatonal implantada en la calle Galileo contó con la presencia de unas escasas 50 personas, acompañadas de 16 bicicletas y una pancarta donde se podía leer el mensaje "Menos coches=aire limpio".

Paco Segura, portavoz de Ecologistas, explicó que "los que están en contra de la peatonalización de la calle son los que hacen más ruido", pero añadió que experimentos como el que se está realizando en esta calle del distrito de Chamberí "son la única manera de conseguir limpiar en parte el aire de Madrid". Además, Segura criticó al PP y a Ciudadanos, a los que consideró "partidos pro coches".

A unos metros de la protesta y observando lo que ocurría en la calle durante la concentración, estaba Isabel Gil, que forma parte de la asamblea de vecinos en contra de Chamberí 30, el plan que promovió hace unas semanas hacer 70 metros de la calle Galileo restringidos a los vehículos . "La medida, lejos de resolver el problema de tráfico y contaminación genera más contaminación acústica y perjudica a vecinos y comercios porque genera muchos atascos y hay que dar muchas vueltas", aseguró.

Gil también comentó a la prensa que la asamblea ha convocado una reunión de todos aquellos que estén en contra de la medida para mañana a las 19.00. Además, están recogiendo firmas (llevan 1.500) que entregarán el lunes en el pleno del distrito de Chamberí.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información