Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Barcelona rechaza una moción del PP contra la consulta

El referéndum del 1 de octubre divide al gobierno municipal de Ada Colau

El pleno de Barcelona, con Ada Colau.
El pleno de Barcelona, con Ada Colau.

El Ayuntamiento de Barcelona ha votado en contra de una proposición del PP que solicitaba al Consistorio no apoyar ni proporcionar medios ni personal municipal para la celebración del referéndum independentista anunciado por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para el próximo octubre. Pese a que el gobierno de la alcaldesa Ada Colau pretendía blindarse ante las presiones para dar apoyo o no al referéndum, la proposición del PP les ha obligado a tomar partido. La propuesta no ha sido aprobada , pero ha visibilizado la división del gobierno municipal ya que los 11 concejales de BComú han votado en contra de la declaración contraria al referéndum mientras que los cuatro del PSC han votado a favor del texto de los populares.

PP, PSC y Ciudadanos han votado a favor de no proporcionar medios a la Generalitat para llevar a cabo el referéndum mientras que BComú, PdeCAT,ERC, la CUP y el concejal no adscrito, Gerard Ardanuy, han votado en contra de la propuesta. Entre el público que estaba presenciando el pleno había asistentes con banderas independentistas y espectadores con una bandera de España.

El líder del PP, Alberto Fernández, ha culpabilizado a la primera edil de la derrota de su moción: “Colau se ha posicionado a favor del independentismo. Confío en que sepa usted estar a la altura de su cargo como alcaldesa”, ha dicho.

El concejal del PDeCAT, Joaquim Forn, ha asegurado: “Votaremos y nadie nos parará. No tenemos miedo”. En sentido contrario se ha manifestado la líder municipal de Ciudadanos, Carina Mejías: “No tienen ni censo, ni junta electoral, ni mayoría social, ni política… No tienen ni urnas. Esto es una parodia. El derecho a decidir solo existe en la Constitución de Etiopía. Estoy seguro de que el señor Pisarello ya lo habrá estudiado”, ha dicho en referencia al primer teniente de alcalde.

El republicano Alfred Bosh ha acusado al PP de hacer un "boicot a la democracia”. La anticapitalsta María José Lecha ha ido un paso más allá: “El día dos de octubre podrán ustedes enviar a la Fiscalía, la Guardia Civil, la inquisición o a Tejero pero habrá urnas y se tendrá que aceptar el resultado. El Estado español tiene fecha de caducidad y es el uno de octubre de 2017”. Lecha ha solicitado a Colau que tras el referéndum “expulse a sus socios de gobierno del PSC”.

El líder socialista, Jaume Collboni ha justificado su posición alternando el catalán y el castellano, un gesto poco habitual en él. No ha criticado la diversidad de voto entre BComú y PSC y ha cargado contra el Gobierno catalán, en especial contra Artur Mas: “Hemos pasado cinco años de monólogos que han dividido el centro político… Días históricos, plebiscitos que se pierden y seguimos con la vía unilateral que no tiene solución. No hay solución contra las leyes pero no habrá solución solo con la ley”, ha advertido.

Por su parte, el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha manifestado que BComú vota en contra de la proposición del PP porque “es una maniobra para instrumentalizar el tema. No dejaremos de apoyar un referéndum con garantías que permita decidir al pueblo de Cataluña qué relación quiere mantener con España”.

La votación se ha hecho de forma individual y la propuesta popular se ha rechazado ya que solo han votado a favor 11 concejales frente a los 28 que lo han hecho en contra. No han asistido a la votación ni el concejal de C’s, Paco Sierra, ni el de la CUP Josep Garganté, que abandonó su acta de concejal en el anterior pleno y su sustituta, Eulàlia Reguant, todavía no ha tomado posesión.