El Código Ético de Colau permitirá seguir contratando a familiares como cargos de confianza

BComú y ERC discrepan sobre el contenido del acuerdo y hasta dónde llega el veto a familiares

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, hoy en el pleno.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, hoy en el pleno.Albert Garcia

El pleno municipal del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado hoy el Código Ético y de Conducta del Consistorio con la abstención del PDeCAT y el voto contrario de la CUP. Este documento, según el cuarto teniente de alcalde, Jaume Asens, permitirá que los concejales sigan nombrando a familiares aunque únicamente como cargos de confianza.

El texto de obligado cumplimiento afecta a 480 empleados municipales entre los que se encuentran electos, directivos y cargos de confianza. Tanto el equipo de gobierno como PP y C’s han votado a favor de una alegación de ERC donde se asegura que en materia de selección del personal si se presenta un familiar de un político o directivo, el electo debe abstenerse en su nombramiento. El documento de los republicanos también destaca que el comité de ética “deberá tener en cuenta la adecuación de las previsiones relativas a la contratación de personal directivo y/o de los nombramientos en aquello relativo a los conflictos de interés familiar”.

Asens ha asegurado, tras la aprobación del documento, que pese a que el código incorpora la alegación de ERC esto no implica que no se puedan nombrar a familiares como cargos de confianza. “En el caso de directivos u otros procesos de selección donde haya familiares implicados los cargos deben abstenerse pero en los nombramientos donde no hay selección de personas la elección es libre tal y como es ahora”, ha remarcado el cuarto teniente de alcalde.

El concejal de ERC, Jordi Coronas, ha defendido que con la alegación de su partido incorporada al documento ya “no hay excusas y no se puede contratar ni nombrar familiares como cargos de confianza. Además, deberían aplicar esta norma retroactivamente”.

Entre los cargos de confianza nombrados se encuentran Vanesa Valiño, la pareja del primer teniente alcalde, Gerardo Pisarello, que es la jefa de gabinete de la Concejalía de Vivienda y Tatiana Guerreron técnica de la dirección de alcaldía y compañera del concejal de Presidencia, Eloi Badia.

El documento también obliga a organismos autónomos, entidades públicas empresariales, sociedades mercantiles municipales, consorcios… a su cumplimiento. Además, incorpora sanciones por incumplimiento. Según el equipo de gobierno, este código prohíbe las “puertas giratorias”, se establece que los regalos que reciban los ediles no superen un valor de 50 euros y, si no se puede rechazar, se incorporará al patrimonio del Consistorio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS