Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bassa no prorrogará el contrato de las cinco residencias con irregularidades

La empresa concesionaria, la UTE Ingesan-Asproseat, filial de OHL, cree que la medida es "injusta" y presentará alegaciones

Una de las cinco residencias afectadas, en la Barceloneta.
Una de las cinco residencias afectadas, en la Barceloneta.

Las cinco residencias para gente mayor en las que los familiares denuncian irregularidades no serán gestionadas por la misma empresa a partir de 2018. Así lo ha asegurado la consejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia de la Generalitat, Dolors Bassa, que ha prometido este jueves en el Parlament no prorrogar la concesión de las cinco residencias públicas que gestiona la UTE Ingesan-Asproseat, filial de la constructora OHL. La empresa ha calificado esta medida de "injusta", ya que considera que está cumpliendo con los pliegos del contrato, y ha asegurado que presentará alegaciones.

"Esto representa el compromiso de JxSí para que, cuando una empresa no hace las cosas bien hechas, se irá", ha dicho Bassa en el Parlament. "Habrá que pasar de las palabras a los hechos, pero tenemos la esperanza de que cambie la situación, ya que la consellera lo ha dicho en sede parlamentaria", ha explicado Marcel·la Güell, portavoz de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), entidad que ha apoyado a los familiares de los usuarios de la residencia en las protestas de las últimas semanas. "Hemos visto que la movilización tiene resultados", ha añadido.

Bassa ha prometido, de entrada, reforzar la plantilla de las cinco residencias, una de las reivindicaciones de los familiares, ya que consideran que las irregularidades vienen por no tener suficiente personal. Irregularidades en la higiene de los ancianos, en la administración de alimento y medicación, en la falta de actividad de los usuarios. Este refuerzo en la plantilla se efectuará a partir del próximo 15 de julio, y el Departamento de Asuntos Sociales garantiza que se llegará a los tres trabajadores por planta en cada geriátrico. El coste de esta medida se pagará a medias entre la empresa concesionaria y la Generalitat. 

Además, la titular de Asuntos Sociales se ha comprometido a no prorrogar la concesión de las cinco residencias a la UTE Ingesan-Asproseat, por lo que en 2018 estos geriátricos volverán a salir a concurso público. Por ahora la Generalitat ya ha suspendido cautelarmente la gestión de la residencia El Molí (Nou Barris) por parte de la filial de OHL, a causa de un brote de sarna. De momento, se revisarán los pliegos de los demás centros y se cambiarán las condiciones para obtener la concesión. El Departamento discutirá los detalles de la nueva situación con los familiares en una reunión el próximo lunes.

La UTE Ingesan-Asproseat, mediante un comunicado, ha considerado "injusta" la decisión de no prorrogar los cinco contratos de las residencias porque asegura que cumple al máximo todos los pliegos. La unión empresarial ha destacado que, desde 2016, ha propuesto colaboración a la Generalitat para encontrar una solución a "un desajuste" entre la prestación contratada y la necesidad real de las cinco residencias.

Esta UTE consiguió el concurso de los cinco centros gracias a una oferta económica que, en algunos casos, llegaba a ser un 15% menor que lo estipulado por la Generalitat. La empresa ha afirmado que la propuesta era más ventajosa gracias a su capacidad de negociación con proveedores y a los ahorros en materia de eficiencia energética. La UTE ha asegurado que la rebaja en el presupuesto no afectó en la contratación de personal, que estaba establecida en los pliegos. Por todo esto, la empresa ha anunciado que presentará alegaciones y que está dispuesta a tomar las medidas legales oportunas.