Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El congreso del PSOE elude revisar la relación con el PSC

Las dos formaciones siguen considerando válido el protocolo de relaciones que firmaron en 1978

El presidente del grupo parlamentario del PSC, Miquel Iceta.
El presidente del grupo parlamentario del PSC, Miquel Iceta. EFE

El PSOE no revisará en su congreso de este fin de semana su relación con el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) por decisión de las direcciones de ambos partidos. Los socialistas catalanes creen que el protocolo de relaciones firmado en 1978, cuando nació el PSC, es el documento de referencia que todavía sigue vigente y que no debe tocarse, pese a la grave crisis entre ambas formaciones que se produjo tras el plante de los diputados socialistas catalanes a la abstención en la investidura de Mariano Rajoy y las resoluciones de la gestora.

Los socialistas catalanes acuden al congreso del PSOE con la intención de mantener su peso en la ejecutiva de Pedro Sánchez y pasar página a las turbulencias de los últimos meses. El PSC espera tener dos representantes en el equipo de Sánchez. Además de la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, en el área de Políticas Sociales, ayer tomaba cuerpo la posibilidad de que Carles Ruiz, alcalde de Viladecans, se incorpore a la ejecutiva.

Con esto y con la decisión de no revisar sus relaciones, los dos partidos esperan dejar atrás los problemas que se derivaron de la decisión del PSC de no abstenerse ante la investidura de Rajoy. Aquel episodio provocó una tensión insólita entre ambos partidos, que llevó a la dirección interina socialista a plantear que el PSC fuera apartado de las elecciones primarias para elegir al secretario general de PSOE, en represalia por la indisciplina de los diputados catalanes. Finalmente, se recondujo la situación y Miquel Iceta, primer secretario de la formación catalana, y Javier Fernández, presidente de la gestora, firmaron un acuerdo que suponía una notable pérdida de la autonomía con la que venía actuando el PSC.

El protocolo sigue vigente porque el acuerdo firmado entre la anterior gestora y el PSC no ha sido ratificado en ningún congreso

El comité federal del PSOE y el consejo nacional del PSC fueron informados de ese acuerdo, pero no ha sido ratificado ni lo será por el congreso de ninguno de los dos partidos, por lo que los socialistas catalanes consideran que el marco que preside sus relaciones con el PSOE es el texto de 1978 y no el texto suscrito con la gestora. “El protocolo sí pasó en su día por el congreso del PSOE y por el del PSC y dice lo que dice”, asegura Salvador Illa, secretario de Organización del partido catalán, para referirse a la mayor autonomía que reconoce a esta formación el documento de 1978.

Así, de la lectura del texto firmado por Iceta y Fernández se desprende que los diputados del PSC en el Congreso de los Diputados no podrían volver a desmarcarse de la disciplina de voto del grupo parlamentario en una nueva votación y que será el PSOE quien marque la posición política de los socialistas en los asuntos de naturaleza o relevancia constitucional, “así como en aquellos cuya aplicación exceda del ámbito territorial de Cataluña”. La gestora también logró en su momento atar corto al PSC para tutelar “la política de coaliciones, pactos y alianzas electorales”, de manera que debía ser “analizada y consensuada” en una comisión de coordinación política entre ambas formaciones, aunque esta no se ha reunido.

En cualquier caso, aquel escenario de tensión entre el PSC y el PSOE se considera superado y más tras la elección de Sánchez como secretario general, que en Cataluña fue apoyado por el 82% de los militantes. Los guiños del nuevo líder socialista a la plurinacionalidad y a la necesidad de iniciar una reforma constitucional para buscar encaje a Cataluña conectan plenamente con los planteamientos del PSC.